ADN mexiquense

El rechazo a las fotomultas

Desde octubre del año pasado sin mediar aviso alguno oficial, solo a través de los espectaculares que anunciaban la nueva forma de infraccionar vía video conocido como fotomulta, el descontento y el rechazo no se hizo esperar a esta nueva manera implementada por el gobierno mexiquense para así evidenciar las violación al reglamento de tránsito por parte de los automovilistas.

La postura oficial es que además de transparentar que están cumpliendo con la ley y aplicándo el reglamento a quien lo infrinja, también se evitan accidentes viales porque así los conductores deben someterse a los límites de velocidad marcados para todas las vialidades.

Empero para los conductores no es suficiente el razonamiento de la autoridad, pues consideran que debió haber un anuncio oficial y no una campaña de espectaculares; 2, no pueden reducir los límites de velocidad en vialidades creadas para acortar los tiempos de recorrido entre un punto y otro; 3, qué empresa es la que tiene la concesión; 4, porqué un porcentaje del dinero del pueblo se lo tiene que quedar un empresario y 5 porque no hay una posición oficial respecto al destino del dinero que se le quedara al estado por cada infracción que se aplique a través de la fotomulta.

Esto último es lo que más exigen los cientos de conductores que han sido infraccionados con esta novedad tecnológica, que les digan que se va a hacer con el dinero que están pagando, en que se va a aplicar.

No hay hasta el momento un pronunciamiento oficial, han habido declaraciones de que todo es transparente y que ese dinero tendrá un destino en beneficio de los mexiquenses.

Pero solo queda en eso, en declaraciones mediáticas y no en pronunciamientos oficiales que expliquen a detalle qué se va a hacer con esos ingresos extraordinarios, que por cierto por ser novedoso lo de las fotomultas los conductores han incurrido en más de una infracción y por lo tanto lo que está ingresando a las arcas públicas no es una cantidad menor, sino muy significativa.

Si en verdad quieren las autoridades evitar accidentes deben elevar los límites de velocidad pues en arterias hechas exprofeso para circulación ágil no pueden imponer velocidades de 60 kilómetros por hora, eso por el contrario pueden provocar percances mayores.

El cumplir con la ley, es obligación de todas y para eso están las sanciones para quien la infrinja, pero siempre que se va a ejecutar una política, siempre debe haber una planeación previa para que su implementación sea exitosa y sobre todo aceptada por la población.

Pero no, aquí se hace al revés, primero se aplica, no se planea y se consigue lo que siempre ha sucedido, el rechazo social a la implementación de actos de gobierno que lesionan los intereses de la sociedad, claro amparados en el respaldo que les da la ley.

Es decir, las fotomultas son legales, pero no son legítimas y eso es con lo que siempre ha tenido que lidiar la sociedad, que rechaza porque no hay una planeación ni es tomada en cuenta. Ojalá se de una reconsideración y se considere lo que plantea la sociedad que es la principal afectada.

Pero mientras no haya nada que cambie quieran o no, las fotomultas, se pagan porque se pagan.