ADN mexiquense

El posicionamiento de los aspirantes al 2017

Dispuestos a todo. No ceder ni un momento, ni perder la ventaja que hasta ahora creen tener sobre sus contendientes para evitar quedar fuera de la jugada. Los aspirantes a la candidatura del PRI a la gubernatura mexiquense que se disputa el próximo año están cerrando el año a tambor batiente.

Todos desde sus trincheras hacen lo que sea necesario para atraer los reflectores, ya sea autodestapándose como Ernesto Nemer, que ya alzó otra vez la mano como hace seis años. Alfredo del Mazo Maza, en su calidad de diputado federal aprovecha el momento coyuntural como es la discusión del presupuesto para atraer los reflectores y dar declaraciones sobre su participación de lo que se está logrando para que lleguen recursos al Estado de México.

Lo propio hace Ana Lilia Herrera Anzaldo, secretaria de Educación al impulsar acciones del gobierno mexiquense en materia de desarrollo educativo tanto para los estudiantes como maestros y en infraestructura.

Carlos Iriarte más tranquilo, pero no por ello menos visible en su calidad de presidente del PRI mexiquense, se está moviendo de manera discreta a pesar de la relevancia de su cargo. Sabedor de que puede ser la bisagra que evite la ruptura si la cúpula que toma las decisiones no se pone de acuerdo él sería el ungido.

Lejos en esta contienda, pero con una luz de poca iluminación en su veladora, el secretario general de gobierno José Manzur Quiroga, se ha dejado ver mucho en las redes sociales y no desaprovecha oportunidad para dar a conocer sus actividades y compartir los videos que él toma desde su teléfono móvil cuando sale a giras o bien cuando está en su oficina.

La diputada federal y secretaria general del PRI a nivel nacional Carolina Monroy Del Mazo, le bajó a la intensidad con la que inició este año al declarar públicamente su interés por participar en la contienda interna. Y eso la mantiene dentro de ese grupo de aspirantes.

Mucho creen que ya no lo pueden traer al Estado de México, lo cierto es que Luis Videgaray, ex secretario de Hacienda, no puede ser descartable, su regreso a los Pinos en una posición menos expuesta lo coloca nuevamente en la palestra para lo que viene en el Estado de México en 2017.

Todos de alguna manera se desplazan de acuerdo con su responsabilidad pública pero pensando en ser vistos con miras a que sean los ungidos en febrero de 2017 y oficialmente en marzo como el abanderado o abanderada.

Como el ajedrez o cualquier competencia deportiva, todos creen tener la delantera y por lo tanto no pueden ceder terreno a nadie y evitar ser rebasados, por lo que no despreciarán nada ni dejarán ir la oportunidad que se les presente para ganar esta carrera por la candidatura. Entre más se aproxime el plazo más cerrada será la competencia y también se irán descartando.