ADN mexiquense

Las herencias del Poder

Las próximas dos semanas serán cruciales al interior de cada partido político, los grupos internos están dándose con todo para quedarse con las mejores candidaturas a diputados locales primero y las de los presidentes municipales después.

Obvio los grupos que obtengan las mejores posiciones, saben que llevan una alta probabilidad de ganar y con ello seguir pegados a la ubre del presupuesto público, que es al final de cuentas su objetivo único, pues las necesidades sociales son meramente pretexto para llegar al Poder y no para servir a la población.

Así se ha visto siempre, los que ganan son los grupos y no los ciudadanos, y sino observemos como más del 70, ojo, 70 por ciento de los candidatos a diputados federales y locales; presidentes municipales, síndicos y regidores, son los mismos que han contendido en las últimas cuatro elecciones por distintos cargos.

Ejemplos hay muchos sólo hay que ver en la Legislatura local uno de sus diputados lleva 24 años saltando de alcalde a diputado local, pero no es el único otros suman 15 años y los menos apenas nueve pero van por la docena en esta elección intermedia.

Los sacrificados, eso dicen, son aquellos que cedieron la candidatura a cualquier puesto de elección popular a sus hijos e hijas, sobrinos y primos, para así dar la imagen de que se está dando oportunidad a nuevos cuadros.

Pero eso más allá de la oportunidad a nuevos valores políticos, se asemeja más a una herencia de poder que a abrir los espacios a los nuevos valores.

Y esto no es propio de un partido político, en todos sucede lo mismo, los espacios para darle oportunidad a nuevos valores y una clase política diferente, es una utopía, y basta sólo acudir a los anales de la historia de los últimos 20 años y si queremos de hace 30 o 40, para que se lean los nombres de quienes han estado en los diferentes puestos de elección popular y dentro de la administración pública gubernamental, para certificar que son los mismos o los hijos de los mismos.

Cierto ha habido desplazamientos, por ejemplo en el PAN, el grupo Durán desplazó a los Vicencio, y a esos que hicieron a un lado a los panistas de antaño, les pagaron con la misma moneda el grupo que hoy domina el blanquiazul no quiere nada con los allegados a los Durán.

En el PRD, el mando lo tiene Nueve Izquierda, y difícilmente lo va a dejar, da migajas a las otras corrientes para tenerlas contentas.

Y en el PRI los grupos se reparten el pastel de acuerdo con quien tenga más influencia con el presidente de la república en turno y el gobernador.