ADN mexiquense

Los finalistas para el 4 de junio

Lejos están los tiempos en los que las campañas políticas para la elección de gobernador eran mero protocolo. Hoy a 20 días de la elección aún existe la duda de que candidato o candidata lleva la delantera y podrá ungirse con la victoria en la noche del 4 de junio próximo. Las encuestas dan por hecho que este proceso que empezó iba a ser de tercio, ya se convirtió sólo en par y la definición está entre el candidato de la coalición PRI-PVEM-PES-NA Alfredo del Mazo y la candidata de Morena Delfina Gómez Álvarez.

A lo anterior los miembros del círculo más cercano a Josefina Vázquez Mota, candidata del PAN y los del aspirante del PRD Juan Zepeda, rechazan que la contienda esté entre Del Mazo y Delfina. Aseguran que es una tetra para distraer al electorado y confundir a los seguidores de ambos partidos que disputan tercer y cuarto lugar según las encuestas.

Para Juan Zepeda su ascenso en las preferencias en la intención del voto lo colocan como un contendiente que dará la sorpresa el 4 de junio y por eso negó sumarse a la candidatura de Delfina, pues según él, es quien va subiendo y por tanto la declinación debería ser hacia el PRD y no del PRD hacia MORENA.

La misma invitación hace el aspirante perredista a la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota, que de acuerdo con los sondeos ha sido desplazada al cuarto lugar pues es la única de los aspirantes con posibilidades que ha ido perdiendo preferencias en la intención del voto sobre todo en los jóvenes.

A lo anterior Josefina y su equipo responden que son estrategias de los priistas para fragmentar aún más el voto de los ciudadanos, lo cual no van a conseguir pues el PAN y su candidata están en la pelea con las mismas posibilidades el PRI y Morena.

No obstante a las posturas de perredistas y panistas, las encuestas colocan solo en la recta final a Del Mazo y a Gómez Álvarez, por lo que la mayoría de los líderes de opinión y medios de comunicación le están dando mayor seguimiento y cobertura a las campañas de ambos.

Por primera vez en las filas del priismo han externado cierta preocupación por lo que está pasando y apuestan a su estructura para ganar aunque sea por una nariz como en las carreras de caballos la gubernatura mexiquense.

En tanto del lado de Morena la estrategia es alentar la participación ciudadana con una alta votación para que con eso se pueda derrotar a la estructura de la que depende el PRI.

Lo que sí queda claro es que las próximas dos semanas serán muy arduas en las casas de campaña de los candidatos y candidatas, pues en el afán de subir en las preferencias electorales de los que se han rezagado harán de todo para denostar a los que van punteando y restarles para ellos sumar.

Y los que van arriba en las preferencias de igual manera entre ellos se darán con todo para buscar quedarse con el pastel llamado Estado de México el 4 de Junio.

La pregunta es: ¿Ganará la estructura o se conseguirá que haya alta participación?

Ya veremos.