ADN mexiquense

Ni creativas ni propositivas

A diez días de iniciadas las campañas proselitistas para las 125 presidencias municipales y 45 diputaciones locales que se disputan en el Estado de México, se percibe un desánimo de la sociedad por participar ante el descrédito que se han ganado a pulso los grupos políticos de todos los partidos.

También desalienta a la ciudadanía que los partidos políticos nominaron a los mismos candidatos de hace tres años pero ahora para otro puesto, situación que critican los habitantes al cuestionar que no se le dé oportunidad a nuevos cuadros que le den frescura y renovación a la clase política de cada instituto.

Y por si fuera poco, aunado a lo anterior se observa la falta de creatividad y de propuestas claras de los candidatos y de los partidos que se han concretado en hacer una propuesta general y no específica.

Se les olvida a los dirigentes de los partidos que cada demarcación tiene su propia problemática y requiere de diferentes propuestas para la solución de los problemas sociales que aquejan a cada lugar. Pues no son los mismos problemas de Toluca que los de Valle de Bravo, ni los de Tlalnepantla que los de Zacazonapan y Villa de Allende.

De igual forma se observa que no hay creatividad para atraer la atención de los electores, son campañas planas y en muchos casos se repiten los mismos patrones de anteriores procesos, mítines, visitas domiciliarias canciones con el nombre del candidato, pero nada que realmente despierte el interés de los ciudadanos.

Tal vez lo hagan más discreto por eso de la fiscalización, pero al final continúan las mismas prácticas, regalos de utilerías, mandiles, bolsas, manteles y plumas.

De acuerdo con las experiencias pasadas de elecciones intermedias, el abstencionismo es el que gana, y para este proceso al parecer se puede repetir el patrón, a menos que la sociedad salga a votar pero esta vez en rechazo a toda la clase política, y sean más los que anulen su voto que los que lo hagan efectivo.

Los partidos políticos y sus candidatos apuestan a mantener su voto duro y con ello alcanzar sus objetivos, pues saben que cuando hay alta participación los resultados les son adversos principalmente al PRI.

Y también le son adversos al partido que esté en el gobierno y que no haya hecho bien su trabajo, entonces se les voltea y la gente sale a votar para sacarlos, esto es muy común sobre todo en comicios municipales.

Lo que sorprende es que sabiéndolo los partidos y candidatos esto, no hagan nada por tratar de mejorar su propuesta y realmente atraer a los electores, muchas veces malgastan el dinero público de la campaña haciendo regalitos y comprando votos que hacer un trabajo propositivo.

No cabe duda que ni los asesores de imagen ni los asesores políticos están haciendo su trabajo y están dejando que los candidatos se hundan y que la sociedad se aleje, puede ser estrategia, pero muchas veces esas estrategias no funcionan y se les revierte.

Ojalá la ciudadanía salga a votar.