ADN mexiquense

El camino que lleva a delinquir

El clima de inseguridad que priva en todo el país, es consecuencia de fenómenos sociales y económicos por todos conocidos, tales como la pobreza, desempleo y falta de oportunidades en educación entre otros.

Y son estas situaciones sociales lo que hace a la sociedad más sometida por la violencia y la delincuencia, pues cada día son más los que eligen este camino como solución a sus problemas y a la satisfacción de sus necesidades.

Existen muchas teorías que explican porque algunas personas optan por delinquir y hacer de esta actividad su modus vivendi, sin importar el daño físico y sicológico que les causen a sus víctimas y en muchos casos también la muerte.

Todos esos estudios científicos coinciden en que los principales factores son: uno la necesidad y angustia por no tener como satisfacer las necesidades y se deciden por esa vía, y dos los que están deseosos de Poder pero que no quieren esforzarse y buscan la manera fácil de obtener las cosas.

Los que delinquen por necesidad, poco a poco van adquiriendo confianza y van perdiendo los valores sociales y sufren trastornos de personalidad que los llevan a cometer ilícitos con uso excesivo de la violencia, y eso les produce placer.

Y es precisamente de esta clase de delincuentes de donde surgen las nuevas formas de delinquir, porque idean modalidades distintas a las existentes, para distraer a la policía y sorprender a sus víctimas.

Apuestan a que hay delitos que no están tipificados en el Código Penal y por ende no pueden ser juzgados o detenidos más de las 72 horas de rigor que establece el marco legal para imputar a una persona responsabilidad sobre una conducta fuera de la ley.

En cambio los que optaron por el camino fácil y buscan tener Poder, esos se organizan y se especializan para cometer uno o dos ilícitos, y procuran la complicidad de miembros de las corporaciones policíacas para que sus fechorías queden impunes.

Por eso es que hay bandas de narcotraficantes, secuestradores, traficantes de órganos, de asaltantes en todas las modalidades y otras formas que han logrado organizar para delinquir y tener Poder.

Lamentablemente la policía tiene mucha responsabilidad en el dominio social de la delincuencia, porque toleró su expansión y ahora las consecuencias son graves que no ha podido contener su crecimiento y más grave aún es que cada vez son más las personas que eligen ese camino como opción de vida.