ADN mexiquense

La burla y ofensa a la sociedad

El pasado fin de semana la sociedad mexicana una vez más fue víctima de una ofensa y burla del sistema político, tan pronto se conoció la fuga del penal de máxima seguridad El Altiplano, del reo Joaquín Guzmán Loera "El Chapo", las autoridades no han tenido hasta el momento argumentos solo justificaciones sobre semejante acción.

La razón por la cual se fugó el zar del narcotráfico en México, la sabe todo el pueblo y las autoridades le dan solo vueltas al asunto y no llaman a la corrupción del sistema político mexicano como la causa única que le permitió al Chapo huir por segunda ocasión de un penal de máxima seguridad.

Y las ofensas y burlas continúan con declaraciones y presentaciones de videos y tours a periodistas y a representantes de organismos internacionales de derechos humanos.

"El Chapo" se fugó porque así lo quiso el sistema, porque antes de atacar la corrupción, prefirió hacer todo un espectáculo por su detención en febrero del año pasado, y ahora hacer un circo por su fuga, sin que realmente se asuma la responsabilidad de su huida.

La renuncia del secretario de Gobernación, del comisionado de Seguridad y meter al personal que coadyuvó a la fuga del narcotraficante, no resuelve el problema real del porqué en México se presentan situaciones tan graves.

El problema se resuelve cuando se decida, entre otras cosas: Acabar con la corrupción, exigir actitud responsable y honesta de quienes trabajan en el servicio público, no se tolere hacer negocios con el dinero del erario, someter a todos no a exámenes de control de confianza sino de conciencia.

De qué sirve hablar de que se combatirá la corrupción si muchos funcionarios púbicos de los tres niveles de gobierno piensan en hacer negocios el tiempo que duren en el cargo para asegurar su patrimonio.

Es indignante como funcionarios de niveles medios hacia los más altos, disponen de recursos públicos para uso personal y de sus familias, y otros hasta para la casa chica, como el gobernador de Colima y uno que otro del gobierno estatal y del gobierno federal que usan el dinero del erario para mantener a dos familias.

Pero eso no es corrupción, según los funcionarios, porque con el dinero del pueblo se tiene que pagar al chofer de la esposa y los hijos del funcionario y también los servicios de la concubina y los hijos que tienen fuera de matrimonio.

Los del "Chapo" y los pequeños ejemplos anteriores, son exactamente lo mismo, pues los funcionarios que disponen de recursos públicos para uso personalestán cometiendo la misma corrupción por los que se dejaron sobornar por El Chapo.

Entonces, porque sorprendernos, si los ejemplos anteriores hablan de la gran corrupción que hay al interior, y claro que habrá más fugas de cárceles y más negocios al amparo del Poder público, más secuestros, más robos, más tráfico de armas, porque no se quiere erradicar la corrupción que está dentro.