ADN mexiquense

Pobreza y delincuencia a la alza en 2016

No obstante a todos los anuncios oficiales y a todos los operativos policíacos espectaculares que se llevaron a cabo y que parecieron más escenas de películas y series de televisión que actuaciones reales con resultados efectivos. La inseguridad en todo el territorio mexiquense aumentó en este 2016.

No porque esos operativos espectaculares hayan sido fallidos, sino porque otros fenómenos también aportaron para que la delincuencia siga ganando terreno y sometiendo a la ciudadanía trabajadora a esa situación de incertidumbre.

La caída del empleo, la corrupción en las corporaciones policiacas y el aumento de la pobreza en los tres niveles alimentaria, patrimonial y por capacidades, son entre otras las causas de que la delincuencia haya ganado terreno en este 2016.

Si bien es cierto que en algunos municipios la incidencia no varió con respecto al año pasado, hay otros en los que el incremento fue de tal magnitud que en algunas colonias imperan las reglas de delincuencia y no la ley.

Ecatepec, Toluca, Naucalpan, Tlalnepantla, Metepec, Zincantepec, Lerma, Huixquilucan, Chalco, Nezahulacóyotl, Valle de Bravo, Texcoco y Coacalco son entre otros los municipios donde la delincuencia aumentó sus dominios y ha sometido a la población.

Obvio hay municipios como Ixtapaluca, Solidaridad, La Paz y otros con altos índices delictivos que si bien no aumentaron la incidencia eso no significa que haya bajado y que el problema esté controlado.

Habrá control en la medida en que reduzca al incidencia a niveles que la sociedad perciba un ambiente de tranquilidad en su entorno habitacional, laboral y de esparcimiento, que actualmente en ningún municipio existe ello.

Los comerciantes de municipios del sur están conscientes de que es mejor dar la cuota que les piden a exponerse a que los ejecuten como ha sucedido, pues es la única manera de seguir trabajando y sobre todo de seguir vivos.

De acuerdo con investigaciones de campo a través de encuestas, la incidencia delictiva aumentó 18 por ciento en el estado de México por la aparición de nuevas formas y modelos de delinquir aunados a los ya existentes.

Por lo que respecta a la pobreza, los niveles que registran más incrementos son la patrimonial y la alimentaria, la primera un 3 por ciento y la segunda 9 por ciento. Mientras que el nivel de capacidades se sólo tuvo un alza de un pi8nto porcentual.

El incremento de la pobreza da como resultado un aumento en la descomposición social y por ende en las actividades delincuenciales. Porque el primer paso para delinquir se hace por necesidad y después se convierte en costumbre y peor aún en un modo de vida que expone la tranquilidad y seguridad de otras personas.