ADN mexiquense

PT como gato boca arriba; PH gracias por participar

Del Partido Humanista no se puede decir que fue flor de un día, porque ni a eso llegó, fue debut y despedida su participación en el proceso electoral de este año, no le alcanzó para más, sus dirigentes lograron su cometido: obtener recursos públicos y hacer patrimonio propio a costa de un membrete político.

En tanto el Partido del Trabajo, aun cuando pierde su registro federal, en el Estado de México se mantendrá como fuerza política local y aunque no recibirá las grandes cantidades de dinero público que obtuvo este año y en los pasados tres, eso no lo deja tan "descobijado" y seguirán succionando de la ubre pública.

Las bondades de las leyes locales, le permiten al Partido del Trabajo mantenerse en la esfera política y con ello buscar la forma de recuperar lo perdido y para ese objetivo sus dirigentes se pintan solos, saben que hacer por encima de los estatutos del instituto político y a quien buscar para que mantener vigencia y mayor presupuesto.

Aliarse con el PAN o el PRD, o hasta con el PRI, es para los dirigentes del PT lo mismo lo importante es recuperar los cotos de poder que se perdieron tras el mal cálculo que se hizo en esta elección intermedia que los llevó a la pérdida de su registro nacional.

Pretenden recuperar su registro con las elecciones extraordinarias que se llevarán a cabo en Aguascalientes, quizá lo consigan, pero por si eso no ocurre ya tienen un plan B y lo harán en los estados donde aún conservan el registro como partido estatal.

Y así lo están haciendo en el Estado de México, donde Óscar González Yáñez, su personaje más visible ya está haciendo todos los amarres y también sumisiones que sean necesarias para no perder ese coto que les ha permitido vivir a sus dirigentes y algunos líderes sociales regionales como "reyes" a costa del dinero del pueblo.

No pueden dejar ir esas prebendas, porque ahora están con migajas de lo que antes tenían y de esas migajas quieren recuperar las teleras y las conchas completas que perdieron el 7 de junio, pues no es lo mismo comer pan dulce y tomar leche que tomar café de olla y pedazos de migajón.

Es por eso que desde ahora están fraguando qué les conviene más, a quién ofrecerles los votos que obtuvieron en el territorio mexiquense el 7 de junio pasado y que serán ofertados para la elección de gobernador de 2017.

Y de esta forma conservar su registro local y tener los recursos para recuperarlo a nivel nacional en las elecciones del 2018.

La ley para unos es muy dura, muy estricta e inflexible, para otros es muy bondadosa, generosa y a modo para no afectar intereses, esto último le queda al PT que como gato boca arriba, está haciendo lo que sea por no perder sus privilegios. Es una pena.