ADN mexiquense

Mujeres en acción

Son cuatro mujeres, dos senadoras y dos diputadas federales, las cuatro pertenecen a corrientes política diferentes pero dentro del mismo partido y están dispuestas a convertirse en el obstáculo que dificulte el paso a la candidatura del PRI a los varones que hoy la disputan y que se sienten con el derecho a ser los ungidos.

Y detrás de las cuatro damas que discretamente pelean la oportunidad de ser las abanderadas del tricolor, están ex gobernadores y grupos económicos importantes que ven no con malos ojos que alguna de ellas pudiera convertirse en la primera mandataria mexiquense.

Las senadoras Ana Lilia Herrera Anzaldo y María Elena Barrera, junto con las diputadas federales Carolina Monroy Del Mazo y Martha Hilda González Calderón, son el cuarteto de mujeres mexiquenses que representan intereses políticos priistas dispuestos a hacerle sombra a los varones en la disputa por la candidatura de 2017.

Martha Hilda González Calderón, ex alcaldesa, ex diputada local y por segunda ocasión legisladora federal, además de haber formado parte del gabinete estatal en dos ocasiones una con Arturo Montiel y la otra con Enrique Peña Nieto, tiene el respaldo del ex gobernador Emilio Chuayffet con quien la une amistad y equipo político.

María Elena Barrera, senadora, su carrera política se la debe al presidente Enrique Peña Nieto con quien ha trabajado desde que éste era legislador local siendo su secretaria particular y después ya como gobernador la ubicó como secretaria de Salud y después la hizo alcaldesa de la capital mexiquense; posteriormente la impulsó para que fuera la compañera de fórmula de Ana Lilia Herrera y hoy ocupe una curul en el Senado de la República. Su futuro político está en manos de quien la ha colocado en las posiciones que ha ocupado.

Carolina Monroy del Mazo, diputada federal, actual secretaria general del PRI a nivel nacional, es quizá la que más ligas tenga con los ex gobernadores y el propio presidente de la república ya sea por coincidencia de intereses políticos o por lazos consanguíneos que la unen a varios de ellos.

Finalmente la senadora Ana Lilia Herrera Anzaldo, se le vincula al grupo del ex mandatario Arturo Montiel y también con el presidente Peña Nieto, quien le ha dado juego en el PRI nacional y también la ha recomendado con Gamboa Patrón para que le de juego en el Senado de la República y tenga de vez en cuando los reflectores a su favor, pero no la exhibe demasiado.

Estas cuatro mujeres están atentas a lo que les digas sus respectivos líderes y de esta manera "sacrificarse" para representar al priismo mexiquense en la contienda por la gubernatura en junio de 2017.

Lo importante aquí es ver que tanto están dispuestos a ceder quienes ya se anotaron en la lista desde hace cuatro años que se quedaron en la raya y tuvieron que ceder el lugar a Eruviel Avila Villegas, así como los que se han anotado al amparo del mandatario mexiquense en turno que quiere ser parte fundamental a la hora de la decisión.

Por lo pronto estas cuatro damas ya están anotadas y puede que alguna de ellas llegue a ser lo que muchos llaman el caballo negro.