ADN mexiquense

Legitimidad ausente

Con apego a los recursos legales y de acuerdo con la legislación vigente en el Estado de México Alfredo del Mazo Maza es gobernador electo del Estado de México. No obstante a la existencia de impugnaciones legales sobre el proceso electoral mexiquense que se están resolviendo en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Pese a que no se han resuelto los recursos legales el Instituto Electoral del Estado de México, conforme a sus facultades y tomó la decisión de dar por válida la elección de gobernador y entregar la carta de mayoría que acredita a del Mazo Maza como el ganador de las elecciones del 4 de junio.

Para muchos ha quedado claro que tras lo resuelto el martes pasado por el IEEM, el futuro mandatario mexiquense legalmente podrá asumir sus funciones el 15 de septiembre en la noche.

Empero su asunción carecerá de legitimidad toda vez que no cuenta con el respaldo de las mayorías y está siendo cuestionado por diversos representantes de la sociedad que no respaldaron su candidatura y que forman parte de ese 67 por ciento que votó en contra.

Otro elemento que le resta legitimidad es la actuación del IEEM que no quiso esperarse hasta el 15 de agosto para esperar los resolutivos del Tribunal Federal. Eso generó no sólo sospecha sino una sumisión total de los consejeros ciudadanos a excepción de uno hacia el gobernador en turno.

La legitimidad es transformar algo en legitimo, en algo que cumple con lo impuesto por la ley y por tanto se considera para todo el conjunto de la sociedad de acuerdo con los parámetros específicos de la misma. De acuerdo con este precepto, la forma en la que el IEEM concluyó y valido la elección de gobernador, no lo cumple.

Obvio que las presiones políticas y sobre todo la urgencia de dar certeza jurídica a la elección fue lo que llevó al IEEM a validar la elección aun cuando toda vía hay impugnaciones que no se resuelven.

Para los especialistas no había necesidad de apresurar la validación de la elección porque en definitiva la resolución del TEPJF sobre las impugnaciones presentadas no iban a modificar en mucho el resultado y Alfredo del Mazo tendría la constancia que lo acreditaría como el ganador de los comicios.

Pero ante la incertidumbre generada alrededor del poder público y la presión los consejeros electorales optaron por ceder a esas y dar por concluido todo y así cumplir de alguna manera con quien los llevo al consejo general del IEEM.

El gran reto para el futuro gobernador del Estado de México será:

Legitimarse y buscar el respaldo de las mayorías en sus acciones de gobierno, lo cual será una tarea titánica por lo lastimada que se siente la sociedad mal sentir que se burlaron y no respetaron su sufragio.

Buscar la reconciliación de todos los actores políticos y sociales que no están de acuerdo con la forma en la que asumirá el cargo.

O bien olvidarse de lo anterior y responder a los intereses de los grupos que lo llevaron a la gubernatura y que continué la polarización en el Estado de México.