ADN mexiquense

Insultante derroche $$$ en el proceso electoral

Mientras que más de sesenta millones de mexicanos se plantean todos los días qué van a comer y cómo van a salir adelante, los partidos políticos se disponen a gastar varios miles de millones de pesos para mantener sus prebendas simulando representar las causas del pueblo y ofrecer acabar con los grandes problemas que están deteniendo el desarrollo del país como la pobreza, la inseguridad y el desempleo, entre otros problemas.

A unos días de que inicien los registros de precandidatos y posteriormente las precampañas y después un receso y luego ya en forma el trabajo proselitista, es indignante todo el derroche de recursos que se aplica para este proceso electoral que seguramente será recordado como uno donde se registre el más alto abstencionismo de la historia.

Lo anterior por el hartazgo de la población hacia la clase política de todos los partidos, la falta de credibilidad en el sistema de partidos, el descrédito como consecuencia de las pésimas decisiones en los tres niveles de gobierno.

Aún así los partidos van a hacer su tarea, al interior de cada uno están conscientes de que la inmensa mayoría de la población no confía ni cree en ellos, pero esto es lo que menos les importa pues sabedores de su voto duro y de los comparsas son más que suficientes para seguir dentro del presupuesto público.

Ahora bien, para ganar los votos de los ciudadanos que no tienen partido pero que regularmente acuden a votar los institutos políticos apuestan a la falta de memoria de la población y con ello buscarán ganar esos sufragios que den legitimidad a lo que conseguirán después, sus prebendas y su estado de confort, a pesar de los 60 millones de pobres.

Lo que se va a gastar en este proceso electoral, en el Estado de México, serviría para mejorar las condiciones en comunicaciones, educación, salud y empleo en 80 comunidades que hoy por hoy carecen de los servicios elementales y que se encuentran en la lista de las poblaciones con los más altos índices de pobreza en sus tres niveles alimentaria, patrimonial y por capacidades.

Y estas 80 comunidades son equiparables a lo que viven los cientos de poblaciones de Guerrero, Chiapas, Oaxaca y Michoacán, por lo que no se puede descartar a la entidad mexiquense dentro de los estados con los más altos índices de pobreza.

Por eso es insultante que en el Estado de México haya un derroche multimillonario cuando existen más de 6 millones de personas que viven en la pobreza y de estas tres millones estén en condiciones paupérrimas.

Si bien es cierto que para alcanzar la democracia real habrá que pagar un costo muy alto, también es cierto que hay quienes no tienen el mínimo interés en alcanzar al democracia plena porque sus intereses se ven lesionados.

Y esto aplica en todos los partidos que solo lo que buscan es mantener sus prebendas y no el interés de la nación, que pena.