ADN mexiquense

Inseguridad, la realidad y las cifras

No obstante el bombardeo mediático que se hace por parte de las autoridades en la lucha contra la inseguridad tanto en el Estado de México y todo el país, de que se están alcanzado objetivos reduciendo los índices delictivos, la realidad contrasta mucho con las cifras oficiales, pues la sociedad no nota una mejora en la incidencia de delitos.

Lo peor aún, que la comisión de delitos cada vez es mayor, pues cada día aparecen nuevas modalidades de delinquir y someter a la sociedad a una situación de angustia y temor de que están a merced de los hampones que no se miden para nada para hacer daño ya sin importarles ni la posición económica de las víctimas ni su condición física.

Según las autoridades, la incidencia delictiva ha bajado, dan a conocer cifras y destacan la detención de delincuentes y desintegración de bandas de maleantes, sin embargo la percepción de la sociedad dista mucho de las cuentas alegres que se presentan.

Lo anterior lo revelan encuestas realizadas por organizaciones sociales como Mexiquenses Seguros y Todo por Tu seguridad, los resultados que revelan destacan que en el primer semestre de 2014 la incidencia delictiva creció un 9 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado.

Y de continuar esta tendencia, se estima un crecimiento de los índices delictivos de 19 por ciento al finalizar el año, y esto superaría el crecimiento que se tuvo en el 2013 que fue de 15 por ciento, en la comisión de delitos dolosos.

Algo que inquieta a la sociedad es la aparición de nuevas formas de delinquir y también que los maleantes ya no tienen límites que no les importa la condición emocional, física y edad de las víctimas, atacan parejo y sin importar el daño que causan.

La sociedad tiene claro que mientras la mayoría de los delitos queden impunes, habrá más y nuevas formas de delinquir, lo que va en perjuicio de la población trabajadora y honrada que es un blanco fácil para ser víctima de los maleantes.

Por eso es que cuestionan y consideran irrisibles las cifras que dan a conocer las autoridades, pues no hay una mejora.

Lo que destacan las autoridades es que han bajado los secuestros, pero no informan que han aparecido otros delitos que hacen tanto daño como el de la privación ilegal de la libertad de las personas y que también son redituables para los delincuentes.

La sociedad no acepta que por que se registren menos secuestros, significa que la delincuencia ha perdido terreno, porque ha observado que si dejan de cometerse ciertos delitos, es porque ya hay otras formas y modalidades de hacer el mal.

Las cifras oficiales distan mucho de la realidad, y lo peor, no aceptan la percepción de la sociedad como el mejor parámetro para medir realmente la magnitud de este problema que lacera a los mexicanos.