ADN mexiquense

Dividir a la oposición, el objetivo 2017

Los resultados registrados en las elecciones este año en 12 entidades del país, principalmente en las entidades donde las alianzas PAN-PRD o PRD-PAN lograron derrotar al PRI y lo relegaron al tercer lugar en las preferencias electorales encendieron la luz de alerta en el Estado de México y tras la experiencia reciente no quieren sorpresas en 2017 en la elección para suceder a Eruviel Ávila Villegas.

El objetivo es dividir a la oposición para que no llegue unida a la contienda del próximo año y que a más candidatos menor posibilidad de que el PRI la pierda. Pero se le complicaría en caso de que haya una alianza entre los partidos opositores con mayor presencia local.

Al partido MORENA no le preocupa, por el contrario le beneficia que siga creciendo porque esto le resta votos al PRD y con ello hace más débil una posible alianza.

En un ejercicio hipotético y si consideramos los votos que obtuvo cada partido en las elecciones locales de 2015, con esos mismos votos una alianza PAN-PRD o PRD-PAN, el resultado le favorecería al PRI por un margen muy estrecho y eso complica la elección y podrían pelear por su anulación.

Lo anterior aunado a lo que sucedió este año ha generado mucha inquietud y nerviosismo al interior del partido gobernante y por ello es que apuestan a que no se de la alianza para evitar una elección competida que les pueda generar un problema en tribunales.

Entonces la quieren llevar tersa y sin problemas, sin complicaciones y que mejor que evitando la alianza entre PAN y PRD y que MORENA siga avanzando y haga sus alianzas con MC y PT y el PRI jalar a los de siempre más al PES.

Otro factor de división es la aparición de un nuevo partido local que también pretende restarle votos a la oposición pues sus dirigentes son ex panistas y ex perredistas que ya no encontraron acomodo en esos institutos políticos.

Además de la división de la oposición el PRI impulsará una o hasta dos candidaturas independientes para diversificar el voto opositor y esto le permita mantener una ventaja amplia a la hora del resultado final.

La experiencia de este año les ha servido para que en la tierra del presidente Enrique Peña Nieto no haya sorpresas y los resultados les sean favorables sin contratiempos y que no haya muchas dudas de las que ya se conocen y que no afectarán a la hora del veredicto jurídico porque se va a llegar a esa instancia.

Los negociadores del PRI ya desde ahora están en pláticas con los del PRD y los del PAN para evitar la alianza y dejan que los idealistas de cada partido crean que si es posible una alianza y hagan sus escenarios y propuestas de candidatos.

Dada la experiencia el PRI reventará cualquier intento de alianza y seguro en el 2017 habrá más de tres candidatos a gobernador para que no haya duda de participación y sobre todo buscar la legitimidad.