ADN mexiquense

Delincuencia sin límites

El Valle de Toluca forma parte de las 15 zonas más inseguras del país, lo lamentable y preocupante es que ante este ascenso de la incidencia delictiva, las autoridades de los tres órdenes de gobierno no le dan realmente la importancia que tiene este problema que ha sometido a la sociedad a vivir con miedo y angustia.

Ante esta situación los ciudadanos parecen estar hoy atentos a la espera de su turno de a qué hora les va a tocar ser víctimas de un delito, luego de que los delincuentes ya no tienen límites y no respetan ni condición económica ni social.

Más grave aún es que las víctimas de los delincuentes pueden ser ejecutadas, sin importar si cumplen o no con las exigencias de los maleantes.,

Testimonios:

Una señora, sufre la pérdida de su hijo, que fue ultimado por tres vándalos luego que fue asaltado y lo único que le quitaron fue la vida, pues la víctima no lleva dinero ni joyas ni celular. De los criminales hasta la fecha no se sabe nada, la madre del occiso vive ahora pidiendo limosna afuera de una iglesia.

Nuestro siguiente personaje fue propietario de la miscelánea ubicada en la calle de Santo Degollado en el primer cuadro de la capital mexiquense. El hombre llegaba a las 6 de la mañana a su tienda y cerraba a las 10 de la noche, prácticamente solo iba a casa a dormir. En tres ocasiones fue víctima de los maleantes y le vaciaron su negocio y robado los 700 a 800 pesos equivalente a la venta de un día, pero no termina en los asaltos esta historia, lo peor es que llegaron tres delincuentes a pedirle una cuota mensual de cinco mil pesos.

El propietario de la tienda, decidió cerrar y ahora hace ventas a domicilio, obvio una decisión acertada, pues no iba a tener para cubrir la cuota y su vida estaba en riesgo ¿La policía? Aún no da ni con los rateros ni con los chantajistas.

Caso 3, un estudiante de la universidad pública, al igual que amas de casa, empleados y niños que se transportaban en un autobús que cubre la ruta de CU a Metepec, fueron víctimas de cuatro sujetos que armados despojaron de todo a los pasajeros y se llevaron lo que hasta ese momento llevaba de cuenta el operador de la unidad.

Hay más testimonios, estos son solo algunos de los miles de casos que de alguna manera pasan en el Valle de Toluca, todos los días a todas horas los ladrones no respetan absolutamente nada, antes solo despojaban a las personas de sus pertenencias y los dejaban en paz, ahora no solo les quitan sus cosas sino que también los matan.

Ya rebasaron el límite que antes había en la delincuencia, respetar la vida de las víctimas, Ahora ya no lo hacen y eso pone a la sociedad a merced de unos cuantos tipos que al no ser detenidos, la impunidad en la que se desenvuelven los hace más criminales y por tanto someten más alas personas a sus caprichos.

Lo anterior prueba que las estrategias implementadas desde hace 10 años en el valle de Toluca para contener el crecimiento de la delincuencia, no han sido eficaces y por el contrario han contribuido a la aparición de más y nuevas modalidades de delinquir.

Pues mientras continúen impunes los delincuentes, habrá más formas de cometer actos ilícitos que pongan a la sociedad a merced de la delincuencia.

Ojalá los recientes anuncios para combatir este cáncer social den resultados, y que sean inmediatos y no a largo plazo, la sociedad no puede seguir siendo carne de cañón de los criminales.