En sintonía

Nuestro rostro hacia al turismo

Estamos a menos de dos meses del periodo vacacional, que en ocasión de la Semana Santa, muchos disfrutan de algunos días de asueto y aprovechan para visitar nuestra zona, de sus atractivos naturales.

Es indudablemente la mejor época desde el punto de vista turístico y económico, pues en un espacio de tiempo tan corto son miles los que se congregan en tierras tamaulipecas.Lamentablemente el rostro de nuestras ciudades que conforman la zona metropolitana no es el que quisiéramos ofrecer como parte anfitriona.

Tenemos calles intransitables a causa de obras que llevan meses en proceso y también a semanas de ser concluidas, pero no lo están; hay hundimientos que sin mucha decisión y esfuerzo se atienden a medias; baches que desde el pasado periodo de lluvias se formaron y que no dejan de crecer, calles en penumbras por deficiencias en alumbrado, semáforos fuera de sincronía, vendedores ambulantes y formales invadiendo calles y banquetas, en fin una serie de aspectos que no redundan en una buena atención al visitante.

Desde luego no se trata de resaltar lo malo, que por supuesto ahí está, sino que esas áreas de oportunidad sean consideradas por nuestras autoridades, que no dudamos se están esmerando en resolver cada aspecto negativo de su respectivo municipio.

No resulta agradable, por ejemplo, llegar a la zona desde el norte e ingresar por el llamado Corredor Urbano, que por ciertos tramos es lo más parecido a un paisaje lunar, con auténticos cráteres que además de ser factor para provocar daños en vehículos, se constituyen en riesgos permanentes y en causa de accidentes fatales.

Tampoco es muy bueno que las calles estén llenas de charcos con agua que igual es limpia o proveniente del drenaje, y aunque la cantaleta de que están colapsando sus añosas redes es un argumento para quienes son los responsables de solucionar estos problemas, lo cierto es que la capacidad queda por debajo de la necesidad, eso está claro.

Nos queda recurrir al tema humano, que realmente todos nos constituyamos en legítimos embajadores de la hospitalidad para que quienes lleguen a visitarnos logren pasar lo mejor de sus vacaciones precisamente entre nosotros.

Sirva el mensaje también para nuestros servidores públicos; señores policías y agentes viales, sean ustedes facilitadores, y si bien la ley está para ser aplicada, son la tolerancia y el criterio aspectos que deben tomar en cuenta antes de sancionar.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTVHasta la próxima.