En sintonía

La polémica es lo de menos

Pretender cambiar la mal llamada marca “Tampico-Miramar” ha sido motivo para que quienes participaron en su creación original se sientan agraviados, como si la sola idea de incluir a Ciudad Madero en el nombre, diera al traste con el éxito que a ojos de todos ha sido notorio.

La idea que algunos maderenses -que si viven en Madero- han tenido, es que sea inscrito el nombre de la ciudad en la marca, que además ni lo es todavía, y dejar de despreciar a los legítimos “dueños” de la playa que históricamente presume Tampico.

La propuesta solo ha sido descabellada para algunos puesto que quienes la impulsan pretenden recibir, como ciudadanos, parte del éxito de esta “marca” que ha llevado a la recuperación desde el plano turístico a la región que sufrió las consecuencias de los hechos de inseguridad que alejaron a los visitantes en los más recientes años.

Hay quienes, desde la parte oficial, creen que el tema tiene un ángulo político y han menospreciado de manera sistemática esta posibilidad lo que resulta paradójico pues que en el propio gobierno de Ciudad Madero se opongan a que se les incluya en la marca, seguro obedece a una instrucción “de más arriba” y se muestran sumisos, aunque no todos.

Desde luego que modificar la idea original de “Tampico-Miramar” debe tener ciertos riesgos, aunque nada que implique un fracaso anticipado. Está probado que grandes empresas han hecho modificaciones radicales a sus nombres, colores de identidad y muchos elementos más con resultados verdaderamente exitosos, no veo porqué no fuera el caso de “Tampico-Madero”, como se propone.

Lo que es un hecho es que el debate debería ser abierto y no arraigar la responsabilidad de un objetivo tan propio, tan nuestro, a solo algunos que desde el gobierno a veces están de paso.

Los prestadores de servicios, la propia ciudadanía también debe ser escuchada y no actuar de manera prejuiciosa, quizá hasta entonces podrían permitir, que por ejemplo, los artesanos de Miramar inscriban el nombre de Madero a sus productos, lo que hoy también está prohibido.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.