En sintonía

¿Qué las peleas no son bullying?

No cabe duda que para la Secretaría de Educación, sin importar el pasado reciente, lo más importante en el tema del bullying, más que reconocer que en muchos planteles no están trabajando en su prevención, es operar a favor de la irresponsabilidad de quienes se dicen profesores y que al final resultan ser sólo unos empleados “chambistas”.Hace varias semanas quedó en evidencia el hecho que en la escuela primaria Armando Barba no hay una dirección responsable o en el mejor de los casos desinteresada en hacer lo mínimo indispensable para procurar seguridad a sus alumnos.Ahí, como medida de presión a los padres que no acuden a tiempo por sus hijos, simplemente se les saca del plantel dejándolos en la calle con el riesgo que ello representa. 

Con el nuevo caso de abuso escolar en el que una madre de familia denuncia golpes en contra de sus hijas gemelas, las autoridades salen únicamente a decir que se trata de una pelea, de un juego entre niños que emplean una rudeza en el que los profesores no pueden ser siquiera testigos porque están dedicados a realizar sus trámites administrativos en plenas clases, como si no tuvieran tiempo de sobra para hacerlo en otro momento.La ligereza con la que toman este tipo de incidentes quienes deberían ser más responsables en sus expresiones, preocupa a padres de familia que en definitiva ya no confían en esas autoridades soberbias que para todo y sistemáticamente tienen un comentario contrario a lo que es evidente, como si abogaran en respaldo a estos abusos.Esa desconfianza traspasa la línea simple de la queja que es minimizada por autoridades que temen muchas veces a la reacción del gremio que ampara a profesores buenos, malos y regulares.

Es así que ya no basta con una simple queja interna, ahora algunos padres están recurriendo a la justicia penal para exigir castigo en contra de quien lo merezca, en contra de quien incluso evade la aplicación de sanciones ejemplares y tolera que el bullying permanezca en las escuelas, lejos de los esfuerzos que nos dicen se están haciendo a diario. Eso es falso que ocurra.En sus propias palabras, no se trataría de hacer lo que los padres de familia digan, lo verdaderamente deseable es ver compromisos y que ya no asuman una postura de “perdonavidas” para resolver los problemas escolares a conveniencia, sin esfuerzo y sólo con la finalidad de evadir la crítica, la que se han ganado por su indolencia.Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTVHasta la próxima.