En sintonía

Pero, ¿quién es esa niña?

Como a casi todos los que nacimos en esta tierra, me da un gusto enorme  su crecimiento en todos los sentidos, cierto, hace unos pocos años se produjo un bache, pero recientemente la historia ha cambiado y de nuevo la zona sur va para adelante.  

Desde luego que el tema del turismo y su promoción juegan un papel preponderante en este avance al que me refiero; ahí el destino por sí mismo -dada su belleza natural- ligado a la nostalgia de los que tuvieron que irse de aquí, aporta una buena proporción de visitantes en cada época vacacional.

Viene después la tarea de quienes desde el gobierno deben diseñar una serie de estrategias para promover la región, mostrar las alternativas de diversión a quienes son potencialmente considerados como el futuro inmediato del turismo, a quienes no lo conocen o no confían en entregar sus días de descanso por todo lo que se dice que pasa y no.

Hace unos días fue firmado el acuerdo mediante el cual se refrendó el esfuerzo conjunto que, desde hace poco tiempo, realizan los gobiernos de Tampico y Madero en la difusión del concepto denominado Tampico-Miramar y que hubo de suspender por la conclusión de las administraciones pasadas y el inicio de las actuales.

La marca y su atracción a cada vez un mayor número de visitantes, de acuerdo al dicho del gobierno, ha tenido una elevada efectividad que se traduce en beneficio comercial y por ende económico.

Durante la firma de este nuevo convenio también se confirmó algo que ya había sido anticipado, la designación de quien será la imagen pública de la estrategia, una jovencita con una escasa trayectoria y a quien poco se le relaciona con la zona, sólo que de aquí partió a la Ciudad de México y ya no hay mucho que decir.

Desde luego habrá quien esté de acuerdo en esta imagen -de hecho no hay marcha atrás- pero también hay quien piensa que esa parte humana de la promoción pudo haber recaído en alguien con mayor arraigo, con una trayectoria de verdadero reconocimiento, y no me refiero a logros personales sino a que realmente los haya entregado en beneficio de la zona.

Si al menos hubieran considerado a alguien como, no sé, algún deportista, quizá un personaje dedicado al arte, algún músico.

La opinión de quienes estamos representados se pudo haber tomado en cuenta; la comunidad tiene muchas ideas y generalmente se le ignora e imponen decisiones.

Los resultados de esta imagen, se dijo fresca, los veremos en breve y sabremos si realmente fue la mejor elección.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTVHasta la próxima.