En sintonía

El maestro, escultor de seres humanos

Más allá de celebraciones onerosas y reconocimientos en papel, admitir en sociedad que los profesores juegan un papel preponderante para la formación de buenos alumnos y mejores seres con valores humanos, es una obligación permanente.

Momento es éste, de reconocer aquellos que en la docencia eligieron ser esos líderes que, aquellos de buena cuna, admiten que lo son sin ninguna duda.

Son esos maestros, que nacieron con esa vocación de enseñar mucho más de lo que en sus aulas también aprendieron, los que viven a diario con una gran pasión esa aventura de transmitir enseñanzas, basadas sí en sus programas institucionales, pero también todo aquello que la propia vida les permite conocer.

No se vale en ningún caso recordar a quienes como profesores fallan, menos aún generalizar al magisterio por esos pocos que tarde o temprano dejan de tener la posibilidad de trascender en el ámbito educativo.

 Vivimos tiempos en que debemos enaltecer a aquellos que mediante un liderazgo innato han asumido ese compromiso permanente para lograr la formación integral de legítimos agentes de cambio para ésta, nuestra sociedad, que demanda seres capaces de transformar lo malo en bueno, los tiempos que vivimos así lo exigen.

Alguien dijo acaso, o al menos lo pensó, que el trabajo del maestro es sencillo. Quizá más de un padre de familia ha creído que así es y que además la obligación de lidiar con sus hijos está compensada con los salarios que los mentores reciben, muchos miserables por cierto.

Convivir con sus alumnos, más allá de una labor, es una actividad que disfrutan los maestros con un elevado rango de liderazgo y ese contacto es más cercano que el de sus propios padres que no les dedican el tiempo para también educarlos desde casa. Ya no sucede y tal vez sea la raíz de los problemas que hoy sufrimos.

“Cualquiera que recuerda su propia experiencia educativa se acuerda de los profesores, no de los métodos y técnicas. El profesor es la persona clave de la situación educativa. El hace y deshace programas”. Sidney Hook

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.