En sintonía

El inicio de un compromiso adquirido

La realización de un simposio que sirviera de marco a un tema preponderante para el impulso de la actividad energética en Tamaulipas era indispensable aún antes de la propia reforma que lo motivó, y que fuera una empresa privada interesada en poner al alcance las opiniones más sobresalientes de los personajes con mayor autoridad en la materia siempre será destacable.

Entiendo que el gobierno, en sus distintas esferas, está metido en otras cosas y sustraído por ende en la tarea de impulsar este tipo de foros, pero para eso están las compañías comprometidas por traducir  a un entendimiento natural los cambios a la ley a la comunidad e igualmente comprensible para quienes generan negocios, mediante el uso de un lenguaje común, entendible, en voz de los expertos.

La disposición de quienes contribuyen en la conformación de este tipo de ponencias del más alto nivel, incluido el gobierno, habla de esta necesidad de exponer la metamorfosis de la que ha sido objeto la Constitución y las repercusiones que tendrán estos cambios que evidentemente dejarán ver en el corto y mediano plazo un México distinto al que hemos conocido, con esquemas de negocios domésticos, como si lo que se hiciera en el extranjero sea necesariamente malo, lo que no es.

El primer objetivo de dejar satisfecha a la comunidad regional respecto a los resultados de este simposio se logró con un esfuerzo importante de un equipo multidisciplinario que se alquiló por largos días con sus noches para desarrollar este evento con un elevado nivel de calidad, la mejor.

Vienen entonces retos todavía más interesantes, pues la organización de exposiciones dirigidas a los jóvenes, a quienes hoy y para su futuro profesional están igualmente involucrados en el tema, se encuentra en marcha. Serán ponencias de primer mundo con participantes provenientes de naciones que hoy sobresalen al asumir cambios como los que hoy apenas estamos en vías de conseguir en nuestro país.

El reconocimiento es para los que rompieron paradigmas, lejos de una mentalidad pesimista y sobretodo lejos de los agoreros del fracaso.

Enhorabuena!

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.