En sintonía

La gallina de los huevos de oro

Grandes han sido los esfuerzos por recuperar el turismo que por años se perdió gracias, entre otros factores, a la inseguridad que en Tamaulipas se acentuó en los años más recientes.

Ese trabajo ha venido siendo acompañado de campañas de medios formales en las que la Secretaría de Turismo federal impulsa la marca Tampico-Miramar como su principal bandera para recuperar parte de lo perdido. También se han anotado en la tarea muchos de los funcionarios que, involucrados o no en el tema turístico, han hecho política en ese sentido.

Considerando la elevada afluencia de visitantes que en esta Semana Santa logró Tamaulipas y particularmente el sur, podría hablarse de buenos resultados y que el panorama cambió para quienes sintieron una entidad insegura en otro momento.

La temporada vacacional fue testigo que decenas, quizá cientos de personas, decidieron no solo venir a descansar a la playa más atractiva del Golfo de México, sino que además decidieron dormir ahí mismo, sobre su fina arena, confiando su seguridad y la de sus familias a la gendarmería que hizo su papel de ahuyentar a la delincuencia que también aprovecha la época para obtener dividendos a su favor.

Lo que resulta paradójico y contrastante a este trabajo, es la voracidad de algunos funcionarios que al margen de lo que el cabildo debe decidir, impusieron cobros fuera de todo acuerdo, cuotas desproporcionadas por estacionar vehículos en cualquier parte de playa Miramar, lo que disgustó a cierta parte de los visitantes que bajo protesta tuvieron que pagar el “donativo” que les exigían.

Esta tarea oportunista, al amparo de un organismo con tareas tan nobles como es el sistema DIF, es penosa puesto que la labor que desempeñan tienen el respaldo de benefactores que, ellos sí, realizan donativos constantes bajo la premisa de apoyar a los que menos tienen.

Endosar esta tarea a quienes visitan la región, evidentemente no habla bien de quienes toman esas decisiones, ignorando que el cabildo es el único que puede dar o no sustento a estos cobros.

No maten a la gallina de los huevos de oro.

Bienvenidos sus comentarios a eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV .