En sintonía

La falta de respeto recíproca

Entiendo que las carencias que sufren muchos, muchísimos cuerpos de bomberos en nuestro país y no en todas las entidades son añejas y su sostenimiento está sujeto a un presupuesto inestable, precario y mas bien a expensas de lo que puedan lograr o no sus patronatos, porque existen esas entidades, de las que pocas cosas se ven, casi nada.

Resulta penoso ver como los propios bomberos, que además tienen percepciones nominales raquíticas, andan pidiendo ya no en campaña solamente sino de manera cotidiana en las esquinas, en los cruceros, lo que no es malo, pero insisto sí penoso.

Sin que pretenda hacer una comparación, habría que considerar que los salarios de funcionarios de primero y segundo nivel en los distintos municipios son abismalmente superiores que los de los bomberos, ¿qué le gusta, 10 o 20 veces más?, y entonces el ejercicio moral estaría enfocado a cuantos de estos funcionarios arriesgan la vida a diario; la realidad es que trabajar poco o no hacerlo implica un escaso peligro al desempeñar la labor asignada.

Yo no creo, como algunos moralistas han señalado por ahí, que cuando se hable con franqueza, sin evasivas, necesariamente se falte al respeto a quien aludas con tus argumentos. En todo caso se trata de hacer un reclamo sin espíritu de insolencia ni de desafío.

Se comprende que en medio de la escasez de apoyo y la atención de contingencias, los bomberos de vez en vez les recuerden a sus jefes que tienen que recurrir a sus propios medios para sustituir todo aquello que ellos dejan de hacer, por lo que les pagan.

La responsabilidad por la integridad de la población civil no puede estar sujeta a mezquindades y desatención de la autoridad. Esto no pasa por la cabeza de quienes en la parte operativa están para acudir a las emergencias en las que se les requiere.

Sin resentimientos, ojalá que quienes se aluden en los comentarios de redes sociales consideren que su desempeño no es el óptimo ni cercano a eso. Que su inteligencia les alcance para entender que el reclamo es resultado de sus desatenciones.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.