En sintonía

El debate, ¿instrumento de la democracia?

Conforme avanza el proceso electoral en el que participan quienes aspiran convertirse en diputados tras la contienda del 7 de junio, la realización de un debate que permita a los ciudadanos al menos conocer a sus candidatos es remota -mas no imposible- que finalmente sea aceptada.

El objetivo histórico de esta práctica democrática ha sido que quienes contienden puedan expresar en un marco de igualdad las virtudes de sus plataformas de gobierno, aunque en este caso específico, las ideas para crear leyes que vayan en beneficio no solo de los representados distritales sino de todo el país.

En hipótesis de eso se trata un debate, sin embargo lo que más destaca en casi todo los que hemos visto y escuchado, son planteamientos que buscan robar simpatías a base de argumentos lejanos a la política como tal, recurriendo incluso a la ridiculización personal de ciertos personajes. Lamentablemente así han sido.

Según autoridades electorales hay ya al menos una petición en ese sentido en cada distrito y solo se espera establecer un consenso entre los partidos que juegan en la elección para determinar si es viable la confrontación de ideas en ese marco.

El tema sigue siendo el hecho que no todos los candidatos están de acuerdo con la realización de este ejercicio ya que, sea por recomendación de sus partidos o bien sus asesores, no contemplan “arriesgar” el capital ciudadano traducido en votos en un debate de ideas de la que podrían no salir vencedores.

Dicho de otra forma, estamos ante un hipotético escenario en el que difícilmente podrán reunirse todos quienes aspiran llegar a la legislatura federal, en una exposición de ideas más allá de los simples spots publicitarios que vemos y seguiremos viendo hasta días antes de la elección de junio.

Es tiempo que, y no por imposición de ley, se logre un cambio en la idiosincrasia de quienes practican la política para que con sensatez consideren los debates como legítimos instrumentos de la democracia; podría suceder si lo deciden.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV.

Hasta la próxima...