En sintonía

Y ahora, a dar resultados

No me queda claro si es lo más correcto o simplemente aspiracional, esperar de los diputados electos recientemente, el mejor de sus trabajos para que se traduzcan en beneficios reales, no de saliva, para la región.

Y es que con la más reciente experiencia, de los legisladores que dejarán la cámara, no sé si mi memoria es enana, pero poco y nada de su labor, escasa debería ser la medida justa a su trabajo en al menos uno de los casos.

Un buen amigo que vive en Altamira, mientras bebíamos un café, me decía hace unos días que le era complicado recordar a su representante federal y un tercero en la plática le sugirió aquel incidente pasado por agua en el municipio de Aldama, por el que su vida estuvo en riesgo, y ya entonces se “acordó” de la legisladora saliente.

Circunstancias como esas son las que no desearía el ciudadano preocupado por su comunidad, pues tras un voto de castigo en ese 2012, quienes por “accidente” fungieron como legisladores lo hicieron solo en forma nominal, sin efectividad ni acciones que calificar. Buenas o malas, sencillamente no hubo.

Como parte del electorado, considero que mucho tuvo que ver el desempeño de lo viejo, lo que al final se tradujo en instrumento para que el partido con mayor dominancia conquistara ese vacío, de ese papel tan gris se valió para regresar a la cámara con sus dos propuestas.

El tema es que esos ciudadanos, por cierto menos de la mitad con derecho al voto, que se interesaron en las plataformas de vencedores y derrotados, ahora esperan que lo prometido sea realmente deuda para los legisladores electos y que no como en el pasado reciente, quede todo en el olvido.

Para ello y con una postura realmente de interés, con crítica propositiva, debemos volvernos monitores de su desempeño.

Todos desde nuestra obligación ciudadana tenemos que juzgar a cada momento el desempeño de nuestros representantes y no esperar solo a que no nos vengan a informar lo que se les ocurre cada año.

Esos tiempos deben quedar en una ciudadanía apática y desinformada, que ahora ya no es.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica

 eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.