En sintonía

Todo está en adaptarnos

Ayer domingo, el primero de este mes de abril, amanecimos con una hora menos en el reloj, que a decir verdad y como muchos ya tienen por costumbre, dependo mucho más de mi celular que del despertador como tal, por lógicas razones, de modo que no tuve la atención de ajustar nada una noche antes y me levanté eso sí a la misma hora y temprano.

Es un asunto recurrente, no sé si le pasa igual, que en esta época son muchos los comentarios quejosos de quienes no están de acuerdo con esta medida adoptada en nuestro país desde hace varios años bajo el argumento que produce un ahorro macroeconómico a la nación, no a los particulares.

La protesta está fundamentada, no sé si justa o injustamente, en el hecho que al menos por la primera noche de este cambio necesariamente dormimos una hora menos, sea a la hora que nos levantemos, siempre serán 60 minutos menos que, así, de un plumazo desaparecen de las 2 a las 3 de la mañana.

Hay quienes opinan que estos cambios, para atrás y para adelante dos veces al año, ocasionan trastornos en ciertas personas propensas a determinados padecimientos.

Yo más bien creo que se trata solo de acostumbrarnos a este cambio y que si está admitido en prácticamente todo el país debe estar perfectamente fundamentado.Nadie se ha muerto además por el horario de verano.

Ligado a esta modificación de uso horario hay que destacar también que los casi siete meses que dura el mismo, se añade el doble del subsidio (del que se otorgaba en invierno) que Comisión Federal proporciona a sus usuarios en kilowatts hora, pero ojo, hay que ver que nuestros consumos no se van exactamente al doble por el uso de abanicos y aires acondicionado, de modo que casi nunca pagaremos lo mismo en una época que en otra.

Verano es de mas despilfarro y de nosotros depende que no lo sea.

El caso es que el nuevo horario no tiene retroceso (hasta octubre) y solo es un tema de costumbre, de adaptación, una intrascendencia para quienes necesitan que sus días duren más.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTVHasta la próxima..