En sintonía

Tragedia de la que poco se aprende

En una zona como en la que habitamos, en medio de ríos, lagunas y frente al mar, con esas características de humedad y a merced de lo que dicte la naturaleza, es poco más que inadmisible el escaso esfuerzo y también el poco interés por difundir todo aquello relacionado a la prevención. Todo se concreta a instrumentos mediáticos que temporalmente se activan pero no un esfuerzo permanente.

Y es que son las nuevas generaciones las que no tienen ni idea de los efectos que produce tan solo la proximidad de un huracán, han tenido suerte.

Destacar también que viviendo en esta zona, muchos ni siquiera saben nadar a una edad temprana y otros tantos llegan a la madurez sin ese conocimiento. No por esto pretendería decir que ello garantice la vida en casos de inundaciones, pero siempre será mejor contar con esa habilidad.

En el aniversario número 60 de la gran inundación que provocó no uno sino tres huracanes que impactaron a la huasteca, pasando por Tampico el “Hilda” y antes “Gladis”, el último fue el “Inés” y juntos dejaron volúmenes de precipitación nunca antes vistos en tan poco tiempo, vienen a colación todas esas experiencias que solo quienes sufrieron ese temporal las pueden contar, y tal dolor es poco capaz de transmitir la necesidad de aprender de ellas.

Necesario es pasar de las creencias populares convertidas en mito a entender que de la tragedia debemos como sociedad rescatar todo eso que no nos ilustra ninguna autoridad del nivel que pensemos.

Ahora que se habla de transmitir de manera didáctica a los niños y jóvenes de hoy todo aquello que les es difícil entender, en las escuelas y a iniciativa de sus propios maestros deberían incluir quizá no una materia, pero si eventualmente organizar pláticas que encaminadas a prácticas cercanas a hipotéticos escenarios permitan saber actuar en bien de su propia integridad y la de sus familias.

Pasan los años y por simple razonamiento está cada vez más cerca la posibilidad que un huracán se aproxime o impacte en Tampico. Ojalá que estemos preparados.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV. Hasta la próxima.