En sintonía

Protección que no reemplaza preparación

La cultura popular de la región vinculada a fenómenos naturales con características hídricas no podría entenderse sin una eventual relación con algo fuera de este mundo.

Y quien no ha conocido eso de que bases de ovnis arraigadas en el Golfo de México son las responsables de alejar tormentas con características destructivas que se han aproximado al menos cada tres años a la costa sur de Tamaulipas.

De lo que la gente más antigua cuenta, cada vez menos por cierto, podemos conocer sin una demostración científica que eso sucede, ellos están convencidos que así es; otros en cambio, lo atribuyen simplemente a la suerte, a la casualidad.

Pero muy al margen de eso y considerando que se trata de fenómenos reales con efectos igualmente que arrasan con mucho de lo que se descuida, incluso la vida, el tema no debe ligarse simplemente a lo fortuito o a la protección por casi todos desconocida.

Si hacemos referencia a que se acaban con la vejez aquellos testimonios subjetivos, también se están yendo muchos de los que han vivido y sufrido la realidad que traen consigo tormentas mortales a las que sobrevivieron sin que nadie los preparara para ello, sólo el instinto los mantuvo aquí.

Hoy las cosas son distintas pues a diferencia de antaño cuando los gobiernos eran simplemente reactivos, hoy existe la intención mediante la protección civil de impulsar una cultura de la prevención que no termina por arraigarse con la seriedad que corresponde.

Los esfuerzos por hacer que las nuevas generaciones se interesen y tomen con seriedad lo relativo a distintos fenómenos en los que la combinación de agua y viento inmoderada son factor de desastre, se vuelven pequeños y no terminan por convertirse en un bagaje natural entre todos quienes vivimos en la costa sobretodo, como parte de su manual de sobrevivencia.

Las experiencias de terceros y el impulso a una mayor conciencia son claves para no seguir confiados en esa “ayuda” que ni siquiera nos consta que siga vigente y si es así hasta cuando se mantendrá.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.