En sintonía

Mensaje a los próximos comunicadores

Tuve la posibilidad, apenas hace unos días, de estar presente en mi Alma Mater, en un evento a través del cual se recordaron los 40 años de la carrera de comunicación.

Junto a mí y frente a quienes todavía aspiran convertirse en los próximos comunicadores, estuvieron otros colegas que permanecen insertos en distintos ámbitos, espacios laborales que ocupan a los que llegaron -como yo- gracias a lo que nos ofrecieron nuestros maestros, esa enseñanza que se perfecciona en el día a día, en la universidad de la vida.

La dinámica era simple, transmitir experiencias y la transformación tecnológica de nuestra profesión a lo largo de estas cuatro décadas, lógico algunos con más y menos años que otros y lo ahí escuchado me sorprendió para bien y para mal.

De verdad no esperaba mensajes con un alto grado de negatividad, y como no fuimos citados para entrar en controversias permanecí callado, como un mudo testigo de lo que algunos piensan de su industria, de la que dependen y a la que no le avizoran un futuro en el corto plazo; nada más alejado de la realidad.

Los que tenemos la valiosa posibilidad de trabajar en una firma multimedia encontramos todos los días la posibilidad de renovar conceptos con creatividad y en pleno conocimiento de lo que nuestros lectores, televidentes y radioescuchas necesitan.

Es así como reiteré a los muchachos, que tanta ilusión tienen de incursionar en la actividad profesional de la comunicación, que no serán testigos de la extinción de los medios tradicionales, quizá de algunas empresas si, por lo expresado ahí por mis colegas.

Deben saber los universitarios estudiantes de comunicación que en cualquier ámbito de la vida, es su tesón y audacia además de su preparación permanente la que les abre las puertas y así cumplir sus sueños al desarrollar esta profesión.

De ustedes, los que lleguen a incorporarse a los nuevos espacios, dependerá adaptar las tecnologías evolutivas a los contenidos que las audiencias requerirán.

Serán muchas las oportunidades de verdad, no permitan ser influenciados por los agoreros del fracaso. 

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima..