En sintonía

Jaiba Brava, éxito deportivo y social

Aquellos que duden que en la región también suceden cosas buenas y que en todo caso no deberían ser destacadas si las ponemos en paridad de la inseguridad, entiendo que lo que buscan es que se polarice lo que hoy por hoy es un ejemplo de éxito deportivo combinado con un entusiasmo social derivado de lo que necesitamos, satisfacciones y motivos para estar alegres.

Penosamente tenemos que admitir que sean empresarios “de fuera” los que vengan a poner el ejemplo de establecer un proyecto deportivo que en un muy corto espacio en el tiempo han logrado éxitos escalonados en los que se ha involucrado la comunidad, ilusionada porque esta identificación crezca y no se quede en solo eso, un proyecto.

Otros intentos que ni al caso viene ahondar, se quedaron en el camino porque este compromiso no puede ser asumido de manera individual.

Tener un equipo de lo que sea es caro, me dicen, y así lo comprendo, por eso deben haber otras aportaciones como ya en otra época tuvo una incipiente intención mediante la cual pretendían organizar un grupo de socios muy al estilo de algunos equipos sudamericanos y europeos. Al final no prosperó y seguimos en la misma.

Hoy la Jaiba Brava con un equipo de segunda, emulando el éxito de equipos gloriosos como el Tampico y Madero, lógicamente por separado y en esta misma división, ha provocado una revolución social capaz de reunir a más de 20 mil personas cada 15 días en un estadio, que dicho sea de paso necesita ya un buen trabajo de mantenimiento.

Hasta donde habrá llegado ya esta dimensión de esfuerzo exitoso que más allá del interés deportivo, muchos políticos han estado asistiendo a los partidos de la Jaiba -no sé si es bueno o malo- a constatar lo que sucede con poca o nula promoción mediática por medios tradicionales; la convocatoria es alimentada casi siempre por redes sociales.

Tengo la percepción que ha llegado la hora que el gobierno apueste a respaldar en alguna proporción este trabajo que fomenta el esparcimiento social y une a muchos que ni se conocen entre sí. Seguro valdrá la pena.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.