En sintonía

Homosexuales y lesbianas podrán casarse

Es un hecho, en el mes de junio se realizará la primera ceremonia mediante la cual unirán sus vidas por la vía civil, dos personas del mismo sexo, lo que no solo será un hecho histórico para Tamaulipas sino que adicionalmente se convertirá en el inicio de una nueva cultura para admitir socialmente lo que desde tiempos ancestrales ha sido rechazado.

 

Y es el que el absurdo e inadmisible tabú fomentado por homofóbicos e irritantes mojigatos ha hecho que la preferencia distinta a la heterosexualidad sea vista como “cosa rara” dentro de una sociedad que quiere presumir civilidad y estar a la altura de otras muchas que les llevan años, quizá siglos, en temas que la modernidad tiene implícita.

 

Cierto, también hay posturas inteligentes de organismos que fomentan la esencia de la familia tradicional, cuyos integrantes sin que estén de acuerdo con este logro de la comunidad gay, respetan los derechos que por decisión de un juez han obtenido ante la ley, como siempre debió haber sido.

 

El avance que esta resolución trae consigo será del tamaño que cada óptica sea capaz de considerar, lo que si resulta un hecho es que ha habido un golpe certero a la discriminación a los homosexuales y lesbianas que desde siempre han sido blanco de insultos; antes ya habían ganado terreno y lograron que las expresiones ofensivas fueran consideradas delito, sin castigo ejemplar, pero al final sancionables.

 

Si bien para algunos lo es, para otros no nos resulta extraño que exista ya una apertura para algo tan simple como igualar los derechos para los ciudadanos por igual, sin distinción de credos, razas o géneros sin que obligadamente en el “catálogo” solo figuren hombres y mujeres.

 

Cuando se habla de globalización en los países desarrollados y quienes pretenden ir a su ritmo, se piensa poco en quienes por sus preferencias sexuales son ignorados, discriminados, aun cuando forman parte del mismo país y contribuyen con su esfuerzo a lograr éxitos y en su caso, igualdad de derechos.

 

Enhorabuena.

 

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

 

Hasta la próxima.