En sintonía

Historia sin digitalización, condenada

La semana que acaba de concluir ha sido trascendental para la vida histórica de la región tras la imposición de la “insignia” que ya acompaña a La Barra que la coloca en el escaparate a través del cual se puede  presumir con orgullo el resultado de esa  batalla, la última, sostenida contra la terquedad española que pretendió gobernar nuevamente nuestra nación.

El evento por si solo brindó la posibilidad de reunir a varios cronistas de estados vecinos como Veracruz y San Luis Potosí y conocer de cerca el trabajo que ejecutan para integrar el día a día en sus comunidades dentro de esa compilación de hechos que se vuelven historia y una joya que no es dimensionada como tal.

Y es que quienes gobiernan dedican poco, muy poco presupuesto a esta labor que no debe remitirse a únicamente un membrete con el que deban contar dentro de sus administraciones.

Sin dedicatoria, percibo que los políticos poco entienden de historia y su importancia para la vida social y la económica de los municipios que tienen en turno gobernar y difícilmente visualizan que la conservación de la misma es lo único que les puede dar identidad.

Cuando se habla de proyectos, la referencia inmediata que viene a la mente de cualquiera, es una promesa en ciernes que no siempre logra cristalizarse en hechos concretos y así pasa muchas veces en el gobierno de cualquier nivel.

Se ha hablado de la necesidad para ser digitalizados los documentos que forman parte de los archivos en los municipios además de generar los espacios que éstos necesitan con las condiciones que procuren su cuidado. Hoy son consumidos irremediablemente y se vuelven polvo, convertidos en nada en un rincón olvidados.

Ahora que desde la historia se fomentará turismo quizá exista alguna posibilidad de crear departamentos en forma con espacios y presupuestos que les dé solvencia a ese trabajo que con orgullo realizan nuestros cronistas y que les es correspondido casi siempre con ingratitud. De poco nivel pero nada extraño viniendo de los políticos.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.