En sintonía

Estudiantes, objetivo de la delincuencia

Naturalmente que el objetivo principal de asistir a la escuela es poder aprender los conocimientos que los buenos maestros -los que si van- les brindan a los jóvenes que también tienen esa constancia, con la frecuencia necesaria y previamente establecida en el calendario escolar diseñado por la SEP.

Son ellos precisamente, los muchachos, quienes desde hace mucho tiempo, bastante de verdad, han sido blanco de los delincuentes de bajo perfil quienes los acechan sin importar horarios.

Sencillamente aprovechan la ausencia de vigilancia, burlando los recorridos que eventualmente realizan quienes están encargados de brindar eso que los ciudadanos siguen, seguimos esperando, un poco de seguridad que no terminamos por ver.

Esa tarea por lo pronto no se está haciendo o se ha hecho mal y es algo que ni en manos de la autoridad municipal se encuentra por lo que no queda mas que esperar a que mejore este aspecto y en tanto buscar alternativas para estar más seguros, para cuidarnos.

Quienes no piensan en ello son las autoridades educativas que han dicho una y otra vez que no se habrán de recortar los horarios, sobretodo ahora que se hará de noche mas temprano con el otoño e invierno, posturas negativas con rasgos de irresponsabilidad argumentando paradójicamente que por no afectar el ritmo de clases y apelando a ese compromiso no es exactamente una opción.

Sobra decir que hay pérdida de clases por otros motivos que nos hace pensar que ni los padres ni los profesores y sus órganos rectores se han detenido a plantear clases con duración menor a los 50 minutos, lo mismo descansos, de ambos turnos, para contribuir a la solución de esta problemática que lleva de por medio la integridad de los estudiantes.

Se trata de una postura inaceptable pues todos sabemos que, aunque no en todos los casos, los 50 minutos de clase, una proporción importante son dedicados al ocio, a la pérdida de tiempo, porque no pensar en sacrificar un poco de ese desperdicio. Que se lo piensen.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.