En sintonía

Embarazos prematuros, de los males el menor

Tantas y tantas campañas que se realizan para difundir la práctica de un sexo seguro a veces no suelen ser tan efectivas entre los jóvenes que de manera precoz, un alto porcentaje, deciden experimentar convirtiéndose también en una elevada proporción en padres a temprana edad.

Ni los datos sombríos relacionados a historias fatales por enfermedades de transmisión sexual como el SIDA, que muchos ni conocen, logran sensibilizar a los chavos.

El otro drama que viven los jovencitos y jovencitas con una actividad sexual temprana es que, fuera de la literatura médica oncológica tradicional, el cáncer de mama también ha venido siendo detectado en pacientes no maduras en el que los tumores suelen ser altamente agresivos de ahí que en un alto porcentaje acaben con la vida de quien no lo pudo detectar a tiempo o no tuvo la información para ello.

La problemática se remite a lo referido en inicio, a una información inefectiva que no impacta al objetivo primordial que orillado a esa experimentación que tampoco contó con el asesoramiento familiar, condenó a adolescentes a frustrar las oportunidades que a su edad, como en cualquier momento de la vida, suelen ser únicas, irreemplazables debería ser la definición.

Una de esas posibilidades en las que va la vida está vinculada a la atención de su salud que se deteriora en forma acelerada con los malos hábitos que también son comunes entre los más jóvenes.

La alimentación poco sana, con un alto consumo de grasas, una vida sedentaria sin ganas de ejercitarse y vicios arraigados desde hace décadas como el alcoholismo y tabaquismo, se vuelven en factores que aceleran una predisposición genética a padecer cáncer.

El hecho de minimizar los avisos de advertencia que el propio cuerpo lanza, propicia que cada vez más jóvenes, casi niñas, estén perdiendo la vida dejando en el desamparo a quienes llegaron sin estar en el “presupuesto” de parejas irresponsables y mal informadas.

Padres prematuros es resultado de campañas con rasgos de fracaso, que no fallen las que procuran una vida saludable sigue siendo un reto del estado.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.