En sintonía

Diabetes infantil, en preocupante ascenso

A quien verdaderamente le preocupa su propia salud, a cierta edad considera lo fundamental que resulta realizarse exámenes médicos o antes si se presentan sintomatologías que adviertan la aparición de enfermedades que de una u otra forma deberán ser atendidas médicamente.

Cuando se trata de padecimientos que acompañarán toda la vida a quienes los sufren, la detección temprana se vuelve irremediablemente vital y aunque al principio puede y seguramente es tomada la noticia como catastrófica la realidad es que resulta peor no enterarse hasta que vienen los problemas en la salud.

En el caso de los adultos suele ser más común enfermarse al paso de los años y a causa de los descuidos que suelen ser frecuentes en la actualidad y desde hace décadas, pocos ven por su salud y menos en acciones de prevención.

Esta frecuencia sin embargo no exime a los jóvenes y niños a estar involucrados en padecimientos que, sin que necesariamente sean de moda, se han venido presentando con una mayor frecuencia que en antaño.

La que anteriormente era conocida como diabetes juvenil, hoy médicamente es identificada como diabetes tipo 1 que ha tenido un crecimiento exponencial en niveles que ya preocupan puesto que la padecen niños desde los tres o cuatro años hasta jóvenes de 18 a 20 años.

Resulta una obviedad señalar que la ociosidad a que le están sometidos quienes integran las nuevas generaciones se vuelve fundamental para que se enfermen con una mayor facilidad.

Habría que considerarse que la ingesta de comida chatarra, más allá del discurso oficial, no ha sido erradicada ni de las escuelas ni del exterior de éstas menos aún en el hogar donde el desorden en la alimentación es fomentada por muchos padres de familia.

Lo cierto es que la existe un problema de salud serio en el país lo que debe considerarse puesto que en el corto plazo y con esta creciente de jóvenes enfermos, el colapso podría venir en el aspecto económico para el propio sistema público que proporciona la atención médica.

Valdrá la pena seguir previniendo.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima..