En sintonía

Día Marciano, es cultura popular

Pocas veces un tema, aparentemente de baja relevancia, causa tanta polémica y es motivo de opiniones a favor y en contra. Quien se tomó en serio, que fuera de todo protocolo oficial, quedara formalmente instituido el Día del Marciano, se enganchó en una serie de críticas que ni al caso venían y emitieron opiniones juiciosas como si se hubiera atentado contra alguien. Eso no pasó.Y a todo esto, para críticos y no, el hecho de materializar una creencia popular que habla de la existencia de una presencia fuera de este mundo ahí en la playa, no resulta ser una acción deliberada por el contrario, da seguimiento a lo que dice y se ha dicho por muchos años.

No es un invento que surgió de la noche a la mañana.Muchos dijeron que sí el gasto hecho ahí debió haber sido empleado en la atención de otro tipo de necesidades, y no, esa es una labor propia del gobierno y no de una empresa que en este caso organiza el evento y convoca la presencia de autoridades que amablemente aceptaron en parte, no todos.Otros más dijeron que si la cultura está por los suelos y una serie de expresiones absurdas que no fueron sustentadas, tal vez porque sólo se fueron con la tendencia de criticar sin aportar. Algunos otros hasta dijeron que sentían vergüenza de ser o vivir en Ciudad Madero.Para quienes no lo saben, el hecho más allá de que agrade o no, trascendió a otras latitudes y su difusión fue noticia.

Todos sabemos que cuando se habla de la playa en otras partes de México y el mundo se piensa en Tampico con toda la injusticia que para el maderense esto representa.Por el Día Marciano hubo una referencia general relativa a que la playa se ubica en Ciudad Madero y que es ahí donde la gente que habita en su cercanía o es su sitio de trabajo platica con naturalidad de la presencia extraterrestre, eso es parte de su cultura, de lo que piensan sin el escrutinio de la ciencia.Lo dicho por sus autoridades, las de Madero en torno al evento, no fueron una justificación a su asistencia. Es un hecho que los esfuerzos aislados que se han venido haciendo en los más recientes años no han sido suficientes para volver atractiva la playa con alternativas distintas.

Que nos visiten y lo sigan haciendo quienes viven en dos o tres entidades -las de siempre- es bueno pero tienen que apuntar a la atracción de quienes en otras latitudes tienen los recursos para poder visitar sitios turísticos que combinan belleza y cultura ancestral y popular. Miramar por sí sola no es suficiente. Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV. Hasta la próxima.