En sintonía

¿Despertar de la conciencia ciudadana?

Me parece que el número de participantes es, de los datos duros, el de menor importancia, pues lo que trasciende de la marcha ciudadana realizada ayer domingo en exigencia a mayores y mejores condiciones de seguridad tras los hechos de violencia, revelan la voluntad de cada vez más personas inconformes con la indolencia y falta de acciones certeras de algunos gobernantes.

Hay quien considera que se trata, ésta la segunda marcha, del despertar de conciencias de muchos que permanecieron callados, cómplices y víctimas accidentales de la situación que vive Tamaulipas desde hace varios años.

A diferencia de la primera protesta, en la que tomaron parte algunos personajes de la política, hoy fueron muchos más los ciudadanos y ciudadanas que se hicieron acompañar de sus hijos, de sus nietos, los que predominaron en esta marcha que culminó tras dos horas y sin mayores incidencias en la emblemática e histórica Plaza de la Libertad, en el centro histórico de Tampico.

El escenario, sitio en que se rinde tributo a quienes encabezaron la Batalla de Tampico ante el reintento de conquista extranjera, fue el marco de esta segunda manifestación mucho más numerosa y con rostros con una combinación de sentimientos en rostros que revelaban indignación, preocupación, coraje, pero no resignados a seguir soportando, sin hacer algo, que no haya intentos serios por lograr una paz desde el gobierno, de parte de quienes tienen la obligación moral de al menos intentarlo.

La ausencia de colores, del gobierno sea del nivel que corresponda, le da un matiz importante a estas expresiones ciudadanas que no buscan el respaldo de los políticos, por el contrario exigen de ellos más que voluntad para que trabajen en devolver la tranquilidad a quienes ya no encuentran momentos ideales para acudir al trabajo, a la escuela, a las distracciones que muchos frecuentaban antes de esta crisis, que en hipótesis, está más cerca de terminar.

Después de esto sólo queda esperar las reacciones que vendrán indudablemente desde varios frentes y entendemos que en este esfuerzo la permanente participación de la ciudadanía, más allá de hacer presencia en una marcha, debe ser más proactiva, más dinámica, entendiendo que el esfuerzo unilateral no trae resultados por sí solos, requiere de más ciudadanos. Ojalá.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTVHasta la próxima.