En sintonía

Deben dignificar a ciudadanos “heroicos”

Mediante un protocolo diseñado para rendir honores en forma permanente a quienes lucharon, entregando su vida incluso,en la defensa de la soberanía del pueblo mexicano lograda tras la lucha de independencia, será en esta semana elevada a rango de histórica la zona de La Barra de Ciudad Madero que componen al menos tres colonias muy cerca de Miramar y del Pánuco.

El hecho por sí solo es destacado debido a la necesidad de ampliar las alternativas turísticas, en paralelo claro al esfuerzo por generar elementos que fortalezcan el sentido de pertenencia que de pronto no tenemos por lo que es nuestro, digno de presumirse.

Paradójicamente este valor histórico empata con lo similar que resulta el atraso que registran estas colonias que tan cerca del progreso turístico que representa la Playa de Miramar y su simple atractivo, en ellas solo se pueden presumir carencias que con características de miseria que épocas de modernidad son inadmisibles.

La postura del actual gobierno, principal promotor de esta insignia para La Barra, es que con esta característica deberán integrarse una serie de beneficios para quienes han vivido por décadas en el olvido de sus gobernantes que han estado, se han ido y regresado sin siquiera voltear a verlos.

Bien dicen que con la intención de, ahora sí, comprometerse, nada es garantía que finalmente les cumplan como han esperado por años y años.

Lo cierto es que más allá de una simple adición al nombre original de La Barra, hay pretensiones de impulsarla como una parada obligada desde el punto de vista turístico una vez que el corredor diseñado para ello funcione como se tiene considerado y las visitas aumenten con la consecuente derrama económica.

Quienes siempre han reclamado atención están considerando que llevarán mano para el establecimiento de negocios que funcionen y ofrezcan productos y servicios y no que lleguen algunos otros con capital dispuesto a desplazarlos hasta en eso.

De no ser así, el rescate histórico habrá solo alcanzado para cambiarle el nombre al piso polvoso que por décadas han andado.

Sus comentarios los recibo con gusto en mi dirección electrónica eduardo.arias@milenio.com y en Twitter @EduardoAriasTV

Hasta la próxima.