Espacios Ajenos

El recuento de los daños

Sin duda el 2013 será recordado por muchas razones, ha sido un año especialmente complicado en cuestión económica, fundamentalmente motivado por lo paralizado que estuvo el recurso federal para diversas obras y programas en todos los estados, algunas medidas políticas y económicas mal tomadas o poco analizadas, la inflación en los precios, el desempleo… en fin que motivos no faltaron para que algunos terminaran sobreviviendo y no viviendo el año.  

Hace un año, justo por estas fechas de buenos deseos, se esperaba que México creciera por arriba del 3.8 por ciento para el 2013, los analistas veían grandes posibilidades de crecimiento, pues además del cambio de gobierno, las condiciones internas estaban dadas para eso; sin embargo pasados los primeros meses en los que la economía estuvo prácticamente paralizada se tuvo que bajar la expectativa y terminar en lo que ahora se señala que el crecimiento real sea de entre el 0.9% y el 1.2% de acuerdo con organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y el propio Banco de México.

“La mejor noticia del año es que ya se va a terminar”, dijo hace unos días el presidente del Consejo Coordinador Empresarial del Estado de Hidalgo, Francisco Carreño Romero, al explicar que las empresas tuvieron que agarrar de sus utilidades para subsistir, además de que hicieron recorte de personal -algunas en más de una ocasión-, incluso otras terminaron endeudándose para poder pagar el aguinaldo a sus trabajadores; aunque eso podría ser lo de menos, si se toma en cuenta que otras terminaron cerrando.

Esta situación fue padecida por varios sectores; sin embargo hubo algunos, como el de la vivienda y el de la construcción, que lo resintieron más. 

Los recursos para los programas federales empezaron a caer hasta octubre y eso provocó que al menos los primeros nueve meses todo se encontrara paralizado, que el daño que se generó en ese lapso ya no se pudiera subsanar, como lo explicó también el presidente de la Cámara Nacional de Comercio de Pachuca, Juan Carlos Martínez, al hablar de lo que llamó “el estado de inanición” que vivió por ejemplo el Instituto Nacional del Emprendedor, que fue creado para impulsar a emprendedores y MIPYMES, pero que pocos apoyos otorgó en el año.

Este año también fue el de las reformas, esas de las que tanto se ha hablado, pero de las que aún hay mucho por decir. Se concretó la Reforma Educativa, la Financiera, la Energética, aunque se quedó a deber la Reforma Política que tanto se había prometido.

Fue el primer año de gobierno priista en su regreso, tras doce años de que gobernó el PAN; aunque en algunos casos no pareció haber diferencia como el aumento gradual en el precio de las gasolinas, que continuó todo este 2013 y que será igual para el siguiente año.  De hecho, la Gasolina  Magna cierra el 2013 a un precio de 12.13 pesos por litro y la Premium en 12.69 pesos. El diesel llegó a 12.49 por litro. Al cierre de 2012 la gasolina Magna se situaba en 10.81 pesos por cada litro; la Premium se vendía en 11.37 pesos y el diesel se comercializaba en 11.17 pesos.

De esta forma, los combustibles cerrarán el año con un aumento de 1.32 pesos por litro, lo que representa una variación anual de 12.2% en el caso de la Magna, de 11.6% en la Premium y de 11.8% en el diesel, informó la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros (Amegas).

Así, las alzas de precios en los combustibles en México prácticamente triplican el crecimiento de la inflación estimado para todo el 2013, previsto por los analistas en 3.70 por ciento, esto para nada es buena noticia.

Digan lo que digan los espectaculares de funcionarios que desean feliz año y que enlistan una serie de cosas que dicen que hicieron este año a favor de la ciudadanía, lo cierto es que el 2013 fue un año complicado para la economía, hubo crecimiento en la pobreza y a la gente le falta dinero, así que para este año nuevo la gente pedirá de deseo tener más dinero y no sólo amor, lo malo es que el 2014 tampoco pinta muy alentador.

En cuestiones personales todos tenemos cosas diferentes qué celebrar, qué recordar y hasta qué olvidar.

RECUERDE

Este inicio de año puede ser un buen momento para comenzar un ahorro familiar. Hay diversas instituciones financieras que tienen planes de ahorro destinado a diversas metas, analice cuál es el que más le conviene y atrévase a ahorrar no importa la cantidad, sino la constancia.

@edithzcastillo