Espacios Ajenos

No queremos más deudas

No se tiene que ser un erudito en el tema para saber que si alguien gasta más de lo que tiene, y ese gasto extra le representará cobro de intereses a corto, mediano y largo plazo, seguro terminará con las deudas hasta el cuello y buscando cualquier salida del embrollo aunque no sea la mejor opción.

Ahora con la propuesta de Ley de Ingresos 2014 por parte del Ejecutivo y su aprobación en la Cámara de Diputados se abre la puerta a un endeudamiento para el país que pudiera parecer innecesario. Innecesario no porque no le falten recursos a México, sino porque esos recursos no serán encaminados a impulsar el desarrollo, sino al gasto corriente y a programas que resultan paliativos, pero que en nada resuelven el problema de la pobreza, el hambre y la miseria de miles.

En su visita por Hidalgo esta semana, Alberto Núñez Esteva, ex presidente de la Coparmex a nivel nacional, señaló que el riesgo que se corre con esta idea de querer endeudar a México es regresar a tiempos que parecían ya superados, en los que fuera lo que fuera que el presidente proponía, los diputados y senadores estaban prestos a levantar la mano, pues ‘era lo que el señor presidente quería’, decían.

Dijo que la preocupación, no sólo del sector privado, sino en general de la población en general, debe ser que endeudar al país sólo por endeudarlo traerá graves problemas para el futuro no sólo en inmediato, sino el de mediano y largo plazo, pues las deudas que se adquirieron hace cuatro décadas las seguimos pagando las generaciones actuales y probablemente las sigan pagando nuestros hijos y nietos, es decir, argumentó, que estamos gastando los oportunidades de las generaciones futuras y eso por donde se le vea no suena bien.

El empresario alertó que se quiera regresar a México a tiempos como los de Luis Echeverría Álvarez, no sólo por la mano dura y la persecución de la protesta social que ya conocemos, sino por las medidas populistas que se quieren implementar a costa de endeudamiento para el país.

Y es que Luis Echeverría tomó las riendas del país en un momento en que existía un descontento en un amplio sector de la población, fundamentalmente luego de la represión estudiantil cuando incluso él era el secretario de gobernación. Entonces necesitaba tomar medidas que lo hicieran ver cercano al pueblo, incluso hay una anécdota de haber propuesto en Chihuahua un puente y hasta un río para que pudiera justificarse lo primero.

En su gobierno disminuyó la inversión privada, el gasto público aumentó de forma considerable, emitiendo papel moneda sin valor y la deuda externa aumentó de 6,000 millones de dólares que había heredado Díaz Ordaz a más de 20,000 millones.

Compró empresas al borde de la quiebra para sostener los empleos, pero a costa de ineficiencias y corrupción. Durante su gobierno el tipo de cambio fijo que existía desde 1954, de $ 12.50 por dólar, al final de su sexenio llegó a los 20 por dólar.

En 1976, al entregar la Presidencia a López Portillo se produjo una nueva devaluación de la moneda, lo cual se afirma como causa, más tarde, de la crisis nacional.

Y es justamente eso lo que no quiere el sector empresarial, pero lo que no quiere también la población.

Por ejemplo se habla de una pretensión de que el gasto público crezca al doble de lo que las expectativas más optimistas prevén de crecimiento del Producto Interno Bruto, y es ahí cuando las cuentas no cuadran.

De hecho el portal de noticias Animal Político, señala que el Proyecto de Decreto del Presupuesto de Egresos de la Federación para 2014 propone un gasto 9.3% mayor al que se presupuestó para 2013. El Ejecutivo prevé erogaciones por 4 billones 479 mil 954 millones 200 mil pesos, para cumplir con los programas de gobierno.

El aumento, dice, representa también más de medio billón por encima de lo presupuestado para el año que corre.

“De acuerdo con los criterios generales del paquete económico, el gasto público presenta un déficit de 620 mil 415 millones 200 mil pesos, mismo que se subsanaría con la contratación de deuda”.

RECUERDE

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) pidió a la población que visite su portal de internet para conocer los programas y las facilidades que las instituciones financieras brindan a los afectados por los huracanes Ingrid y Manuel. Bancos, seguros y Sofomes tienen facilidades de pago en sus deudas para quienes resultaron damnificados.

@edithzcastillo