Espacios Ajenos

Como en el porfiriato

Esta semana, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros alertó sobre el disparado aumento que ha habido en la solicitud de créditos en los últimos meses, lo que significa que cada vez más son miles los mexicanos que están endeudados y, el algunos casos, que tienen comprometido su futuro y el de sus hijos.

De hecho la Condusef recomendó cautela a quienes están pensando en solicitar un crédito personal a la banca privada y más aún con los llamados agiotistas.

Explicó que tan sólo entre junio de 2011 y junio de 2012 el número de préstamos personales otorgados por la banca aumentó 31%, al pasar de 5 millones a 6.5 millones, en tanto que al primer semestre de 2013, se ubicó en 10.7 millones de créditos, es decir que en año y medio el incremento en la solicitud de préstamos bancarios se ha incrementado en más del 100 por ciento.

El organismo aceptó también de acuerdo con cifras publicadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, la situación de pago para un número amplio de personas que han contratado en los últimos años un esquema de este tipo, “se ha complicado”, es decir no están pagando como se esperaba que lo hicieran.

El problema es que así como ha crecido la solicitudes de créditos, también se ha disparado el índice de morosidad, pues la gente se sobre endeuda y luego ya no puede pagar.

En el primer semestre de 2012 el número de créditos vencidos ascendió a 469 mil, en tanto que al primer semestre de 2013, la cifra prácticamente se triplicó al llegar a 1 millón 405 mil créditos; a su vez, los créditos con atraso, esto es, que no fue pagada la mensualidad en la fecha establecida, se mantuvieron prácticamente sin cambio en alrededor de 1 millón 100 mil créditos, señala el reporte.

Lo anterior refleja un posible problema de insuficiencia de ingresos o de sobreendeudamiento para la economía de muchas familias, ya que el índice de morosidad de los créditos personales a junio pasado se ubicaba en 7.58%, añadió.

Todo esto habla sólo de una cosa, a la gente no le está alcanzando el salario para vivir y está recurriendo al crédito para completarse, esto a pesar de que por ejemplo también cada vez más personas tienen dos y hasta tres empleos porque necesita un ingreso mayor; aunque eso signifique que se pierdan de estar con la familia y tengamos cada día también más hijos educados por la televisión, el internet y los videojuegos. Así que ¿Qué futuro nos espera entonces?.

Las políticas públicas no están funcionando, la gente cada vez está peor, la crisis la lleva a esta supervivencia como sea, aunque a base de créditos como si se tratara de tiempos del porfiriato.

En pleno siglo XIX tenemos nuestras tiendas de raya. A penas llega la quincena y se hacen largas filas en los bancos porque van a pagar la tarjeta, en las tiendas de ropa de marca, en la hipoteca, en las agencias de automóviles. Tres días después el salario se ha terminado, ¿Cuál es la opción? Volver a endrogarse, pues aún falta mucha quincena, falta pagar las colegiaturas o comprar la despensa, que fue relegada al final y ya no alcanzó para ello.

Lo dice la Condusef, y lo dice la gente en la calle, el dinero no está alcanzando, esto no está funcionando y parece que a nadie le importa.

Ahora con la más reciente de las Reformas, la Financiera, habrá más posibilidades de crédito, pues esa parece ser la única alternativa que se le ocurre al gobierno y la única opción también de la gente que ya no sabe qué más hacer.

Ante esto, la Condusef señala que al momento de pedir un crédito, las personas deben elegir no sólo la mejor opción, sino también considerar si realmente lo necesitas y lo principal si es el mejor momento para adquirir un compromiso de pago que no comprometa tus finanzas a futuro.

El crédito, dice, es una herramienta que si se sabe utilizar puede significar una buena opción para mejorar nuestro modo de vida y aumentar el patrimonio, pero si no se tiene clara la capacidad de pago o no se analiza realmente la necesidad de contratarlo, puede convertirse en un problema para tus finanzas.

RECUERDE

Condusef te recomienda que en caso de requerir un préstamo personal, recurras a una Institución Financiera autorizada y no te confíes de aquellas entidades que ofrecen préstamos personales fáciles, express, sin garantías ni consulta al Buró de Crédito o que piden un anticipo. Todas las instituciones oferentes de créditos al consumo, entre otros, están obligadas a mostrar el CAT, incluso las que no son bancos.

@edithzcastillo