Espacios Ajenos

Que su aguinaldo tenga un buen fin

Cada vez está más cerca el mes de diciembre y con ello la llegada de los festejos, las convivencias, las compras, los regalos, cenas, y todo eso que acostumbramos hacer cada año, y que significan gastos, gastos y más gastos, pues a pesar de la economía contraída y un año para llorar en muchos aspectos, sólo es cosa de que tengamos un poco de dinero en las manos para volvernos locos.

Con la implementación desde hace tres años del Buen Fin, las compras se adelantan y empiezan desde noviembre, lo que no significa que en diciembre no se gaste igual, pues para eso está la tarjeta, y también está la licuadora por si hay necesidad de empeñarla en enero cuando han pasado las fiestas, los niños regresan a clases y todo vuelve a la realidad.

El aguinaldo, que antes era para subsanar estos gastos extras ahora es utilizado para pagar deudas, comprar artículos básicos y alimentos, pero lamentablemente es muy poca la gente que lo utiliza para iniciar un ahorro o invertirlo en algo realmente productivo, según señala la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, se trata de un tema de educación financiera, argumenta.

De acuerdo a David Lozano Tovar, profesor investigador de la Facultad de Economía de la UNAM, la situación económica del país provocó un giro en la manera en cómo se distribuirá el aguinaldo. Ahora el 60 por ciento del monto será destinado a la compra de alimentos; 20% al pago de deudas, tarjetas de crédito y préstamos de todo tipo, y el resto a gastos de temporada, además de que casi la mitad de las compras que se harán en fin de año serán en negocios informales, con la idea de encontrar mejores precios.

Esto evidentemente para los simples mortales, no para quienes están en las altas esferas del poder, que además de recibir su aguinaldo, bono de fin de año, un regalito que bien puede ser un automóvil último modelo o un viaje fuera del país todo pagado, también recibirán gratificación y lo que se imagine.

En una nota escrita por Liliana Cavazos y publicada en MILENIO, se señala que debido al decreto presidencial del pasado 6 de noviembre y publicado un día después en el Diario Oficial de la Federación donde se señala que todos los trabajadores del gobierno federal recibirían un adelanto del 50 por ciento de sus aguinaldos, lo cual ocurrió este mismo viernes para aprovechar el Buen Fin, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto recibió su adelanto de 38 mil 424 pesos, de un total de 76 mil 848, y aunque pudiera parecer poco, no hay problema, porque al final del año recibirá una gratificación de 319 mil 628 pesos, caso 400 mil pesos por haber trabajado este año, además claro está su sueldo neto, sus viáticos, apoyo para su alimentación, de salud, y una lista interminable de cosas dignas de una realeza.

“Por este beneficio, el mandatario recibe menos que los ministros de la Corte, y que los legisladores; sin embargo a diferencia de ellos, cuenta con una gratificación de fin de año de 319 mil 628 pesos, sumando así 396 mil 476 pesos por concepto de prestaciones relacionadas con el fin de año”, destaca la nota.

Así también destaca que el mayor monto de aguinaldo, lo reciben los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, es decir: 494 mil 46 pesos totales, cifra tabulada respecto a su salario. El aguinaldo total de los senadores es de 234 mil 330 pesos, mientras que el de los diputados es de 198 mil 187 pesos.

Habría que pensar en quienes a pesar de trabajar jornadas de hasta 12 horas diarias, no tienen acceso a esta prestación, ni a muchas otras, que es la gran mayoría de los trabajadores en el estado, pues según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 74% de los trabajadores están en la informalidad, para ellos no hay días feriados, ni IMSS, ni Infonavit, no hay reparto de utilidades, tampoco aguinaldo y sin embargo trabajan mucho más de aquellos que luego de haber sido elegidos por la ciudadanía o por sus partidos, como los legisladores, acuden unas cuentas veces al año a su trabajo, y aún así se duermen, aprueban leyes sin haberlas estudiado, y sólo se dedican a andar de saltimbanqui. 

RECUERDE

La PROFEDET, recuerda que el aguinaldo es una prestación laboral y un derecho irrenunciable de los trabajadores. Por ley, los trabajadores deben recibirlo antes del 20 de diciembre de cada año y su monto mínimo es de 15 días de salario por cada año trabajado o en su caso, una parte proporcional.

@edithzcastillo