Espacios Ajenos

En Hidalgo se acabó la seguridad

Los hechos registrados el domingo 19 de enero en Hidalgo, en los que delincuentes asaltaron e incendiaron al menos cuatro tiendas Oxxo, dejaron nerviosismo en el sector empresarial, pues se rompió la burbuja en la que vivían, por lo menos en el discurso, del estado seguro.

Y es que, según los reportes oficiales, la noche del domingo algunos grupos de sujetos armados atacaron de manera simultánea con bombas molotov, tiendas de auto servicio Oxxo en los municipios de Tula de Allende, Tepeapulco, Tizayuca y Pachuca.

Los ataques iniciaron en Tula, donde se conoce que un grupo de personas llegaron al lugar robaron e incendiaron la mercancía al interior, y luego salieron huyendo, luego se conoció que otros Oxxo estaban sufriendo ataques de manera parecida, por lo que la policía se puso en alerta y realizó un operativo para dar con los responsables, aunque no hubo ningún detenido.

La propia cadena decidió emitir una alerta y dio la orden de cerrar por esa noche todos los Oxxo ubicados en Hidalgo y el Estado de México, pues también algunos negocios de allá fueron atacados.

Sin embargo a una semana de lo ocurrido no se ha informado si hay avances en las investigaciones y si se redoblará la vigilancia a estos y otros negocios insignia en la entidad, o si hay riesgo de nuevos ataques. Ante la falta de información y resultados existe el temor por parte de las empresas, quienes se sienten indefensas ante estos hechos.

Los delincuentes lograron lo que querían, dejar un mensaje claro pues si eso se atrevieron hacerle a Coca Cola-Femsa, que es la propietaria de esta cadena de tiendas de conveniencia, qué le puede esperar a Pepe a Toño o a Juan pueblo, por lo menos es lo que sienten algunos empresarios.

A media semana, el presidente de la Coparmex Hidalgo, Javier Vázquez Coria, señaló que estos hechos calaron hondo en el ánimo de los empresarios, pues a pesar de algunos incidentes que habían sufrido algunas empresas parecía que en el estado había seguridad, idea que se desmoronó el domingo pasado, aunque las empresas ya han denunciado acosos desde mucho antes.

De hecho la constante intimidación que sufren por parte de personas que se hacen pasar por integrantes de grupos delictivos ha motivado a las empresas a reforzar su seguridad. Según la Encuesta Nacional de Victimización de Empresas 2012, el costo promedio a consecuencia de la inseguridad y el delito en una unidad económica es de 56 mil 774 pesos.

Se trata de dinero y recursos que las empresas nunca recuperarán, que se pierden, y que nunca podrán usarse para reinvertir, para generar más empleos o mejorar las condiciones en la propia empresa, destacó el presidente de la Coparmex.

Según el Inegi, la tasa de víctimas en Hidalgo es 3 mil 338 por cada 10 mil unidades económicas, es decir 3.3 delitos por unidad. Lo preocupante es que sólo el 14 por ciento de los delitos son denunciados y de los cuales sólo en el 84.6% se llega al inicio de averiguación previa en el Ministerio Público.

El problema de la inseguridad en el estado, fundamentalmente en cuestión de empresas no empezó el domingo pasado con los ataques a los Oxxo, sino desde mucho antes, pues ya las cámaras de comercio, restauranteros, y diversos organismos empresariales habían denunciado un incremento en las llamadas de extorsión, fundamentalmente a partir de julio del 2013 a la fecha.

La propia Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en Hidalgo había señalado que el año pasado se incrementaron los robos de maquinaria pesada y equipo especializado de las instalaciones de las mismas empresas o de las obras, por lo que incluso pidieron a la Policía Federal hacer una especie de toque de queda para que de las 7 de la noche a las 6 de la mañana no pudieran transitar en el estado tráiler con maquinaria pesada.

Sin embargo en vez de ponerse a investigar, lo más fácil para la autoridad es negarlo y hacer como que nada pasa, así mientras el monstruo va creciendo hasta llegar a un punto en el que no hay marcha para atrás, y eso es justamente lo que la ciudadanía no queremos.

RECUERDE

Si no ha hecho el trámite de su FIEL ante el SAT no podrá iniciar con la facturación electrónica, obligada desde el 1 de enero de este año, por lo que lo recomendable es hacerlo cuanto antes, pues actualmente hay servicios en el SAT muy saturados que la posibilidad de citas se ubica hasta dentro de un mes.

@edithzcastillo