5 Wolsey Road

Los diez mandamientos del político

(Primera parte)

10. Defiende la profesión. Es muy común que la mayoría de la gente desprestigie la política y a los políticos, es por ello que, los que la ejercemos tenemos la obligación de defenderla. Recuerda la definición de Política de Robert A. Dahl, en la democracia y sus críticos; política es la decisión de adoptar ciertos medios para lograr ciertos resultados. Explica a la gente por qué estás en política y cuál es tu objetivo en ella. Después recuerda a Weber en “El político y el Científico” que precisa que el político profesional es aquel que ha hecho de la política un ejercicio de trabajo cotidiano, explica la diferencia entre el que vive de la política y el que vive para la política. Es muy importante que precises y entiendas que ninguna diferencia implica algún tipo de señalamiento negativo. ¡Pregunta! ¿Un médico vive de la medicina? Desde luego que sí; en ese caso un político vive de la política, recuerda que es una profesión como cualquier otra, con la diferencia que la política hace posible, lo deseable.

9. Aprende a contar en política. Busca a Gianfranco Pasquino y recuerda que la mayoría numérica, no es la mayoría política. En tu búsqueda de aliados busca y suma solo a los que cuentan. No pierdas tiempo en sumar a todos, es innecesario hacerlo, solo suma a los que verdaderamente harán la diferencia.

8. Nunca desprecies y subestimes a tus rivales. Lo que tú deseas y buscas, otros lo desean y buscan de igual forma. Duverger piensa que la política es la “ciencia del poder organizado” y en su búsqueda se vale de todo. Subestimar al rival puede llevarte al fracaso. Recuerda que el político profesional es el amigo de todos, incluso de los adversarios. Recurre al camuflaje y finge, pero nunca demuestres tu desprecio hacia alguien, no sabes cuándo lo podrás utilizar.

7. Define tu objetivo. Cuando entras en política debes saber por qué lo haces y para que lo haces. Nos sorprenderíamos al saber cuánta gente entra en política sin ser capaz de ofrecer una razón convincente del por qué.  Reflexiona por que entras a política y cuál es tu objetivo a alcanzar. Traza una meta que te permita avanzar en el día a día; y sobre todo que le dé sentido a tu carrera.

6. Se tu mismo. Muchos tratan de imitar el comportamiento, gestos y look de algún político, ya sea del pasado o de la actualidad. Gran error, el mejor estilo es el propio. Analiza tu estilo, en su caso púlelo y después explótalo; pero por favor se tu mismo.