5 Wolsey Road

¿Dónde está el corazón de México?

En el espectacular film Gladiador, protagonizado por Russell Crowe y dirigido por Ridley Scott, hay una escena en la que dos senadores se encuentran hablado sobre la decisión del joven emperador Cómodo de celebrar 150 días de batallas feroces entre cientos de gladiadores. El Senador Gaius hace una fuerte crítica al espectáculo, por tratarse este un evento dirigido a la muchedumbre; a lo que el senador Graco le contesta, “El corazón de Roma no se encuentra en el mármol del Senado, sino en la arena del Coliseo”; cuando escuche esa frase, hice una pausa, y de inmediato me pregunte ¿dónde estaría el corazón de México? En el tezontle rojo del Congreso de la Unión, no lo creo, en el recién presentado Informe País sobre la Calidad de la Ciudadanía en México, los diputados aparecen en el último lugar de confianza de los ciudadanos, de entre 16 instituciones políticas y sociales evaluadas. De tal suerte que el corazón de México no reside ahí.

Se encontrara acaso en el concreto reforzado, acero y vidrio del Senado, parece que ahí tampoco, según Consulta Mitofsky, los Senadores andan peor, solo el 33% está de acuerdo en cómo trabajan. Estará el corazón de México en la piedra de chiluca y tezontle, que alguna vez fuera la residencia privada de Hernán Cortes, para como está la realidad política y social al día de hoy, parece que el corazón de México no está en Palacio Nacional.

¡Bueno pues! ¿Dónde está? Nuestro país atraviesa una crisis en todos los sentidos, quien no quiera verlo así, no solo es un ciego, sino un irresponsable, a mi parecer o es culpa de alguien en especial, es una crisis al sistema político, y en donde todos debemos evitar su gestación. Después de pensar por varias horas creo que en este momento el Corazón de México está en la calle, sí en la calle. Se encuentra en todas las manifestaciones que han sido nutridas por Universidades Públicas y Privadas, por la UNAM, la Ibero, el politécnico, la UAP, por las organizaciones ciudadanas, por agrupaciones locales, por ciudadanos en general.

El asunto es, que esas manifestaciones se conviertan en propuestas organizadas, de otra forma, el nuevo Corazón de México no logrará latir correctamente. Si el país atraviesa una crisis de representación, tal y como lo muestran diversas encuestadoras como Mitofsky, Gea-Isa, Parametría, El Universal/Buen Día y el reciente Informe país del INE, se debería tomar oportunidad de esa crisis, y buscar nuevas formas de comunicar y sobre todo de hacer política, esto es un proceso, donde lo que ha sido, ya no es; y la forma en cómo se hacían las cosas, ya no le gustan a la gente.

La sociedad quiere nuevas formas de representación de hacer política, simplemente hay que buscarlas y llevarlas a cabo. Si la corrupción es uno de los problemas, pues que las actuales formas de contratos, procesos, licitaciones se cambien de manera radical. Si la gente tiene una idea del político, la cual rechaza, pues hay que cambiarla por una nueva forma de servir. Me queda muy claro que el corazón de México hoy no están en los tres poderes, el Corazón de México esta latiendo en todas la calles de nuestro país.

http://twitter.com/edgarsalomonesc