Intimidades Colectivas

Contra lo normal

Pareciera que todo es normal.Si a funcionario público o a un partido político se le acusa de corrupción, la respuesta es mostrar a funcionarios públicos de otros partidos como corruptos también. Basta un caso o dos de los contrincantes para que la corrupción parezca una realidad normal entre funcionarios y partidos, por el sólo hecho de serlos.

Si los homicidios dolosos se multiplican en una región, la respuesta es mostrar cómo en todo el país hay homicidios y la cifra es tan alta que se normaliza la situación. Entonces se presenta como normal el asesinato y las diferencias existentes solo son detalles de grado, pero no de realidad.

Si en los procesos electorales hay pruebas suficientes para evidenciar actos fraudulentos y corruptos en el historial de algún candidato, el señalamiento se diluye porque la respuesta será mostrar, aún con situaciones absurdas, que el resto de los candidatos también se ha corrompido. Entonces se hace parecer normal en las disputas electorales que estas son entre corruptos.

Si el acceso a servicios de calidad es privilegio minoritario, se hace pasar como normal para las mayorías el contar con servicios deficientes en aspectos básicos para la vida personal y comunitaria: salud, educación, infraestructura. Normal también es que las oportunidades (estructuralmente tendrían que ser condiciones mínimas) estén concentradas y acentúen la exclusión.¿Quién no se ha saltado una fila, infracción, señalamiento, procedimiento, etc., en su vida? La corrupción es normal, se dice. ¿Quién no ha visto en las redes sociales de otros su perfil y actividades? El espionaje es normal, se dice.

¿Quién no ha hecho lo mejor que ha podido en una tarea laboral o de otro tipo? El servicio deficiente es normal, se dice.

Llevar al absurdo argumentos, volverse cínico y no asumir la responsabilidad propia, ha hecho que todo parezca normal, incluso lo absurdo, el cinismo y la irresponsabilidad. 

Pareciera necesario una cruzada contra la normalidad. Contra esa normalidad. 


twitter.com/letrasalaire