Intimidades Colectivas

Somos innovación

Nuestras vidas están condicionadas. Los fines que uno persigue (no necesariamente conscientes) están encauzados por un sinnúmero de dispositivos tecnológicos, económicos, sociales. Muchos que como yo disfrutan correr, ya no sólo calzan tenis y visten un short y una playera para salir a ejercitarse. Ahora, quienes tienen acceso, buscan tenis de acuerdo a su tipo de pisada y en función del trabajo a realizar: si es distancia, competencia o solo entrenamiento. La playera preferentemente es una que absorbe humedad y se convierte en aliada del corredor, no en un peso más. Pero además al viejo reloj le suma un dispositivo capaz de medir y fotografiar el recorrido, el tiempo, las calorías quemadas. Correr sigue siendo eso pero con más, mucho más. Eso más, eso que a la sustancia de algo la condiciona  a través de tecnologías es innovación.  La innovación, como tantas otras realidades, es ilusión de muchos pero privilegio de unos cuantos. Los muchos la compramos, cuando se puede, y los pocos la desarrollan. No faltan en este tema los bufones que se ponen un letrero en la frente con la palabra innovación y piensan que la están haciendo.A través de un proceso abierto de selección, la revista de tecnología del Tecnológico de Massachusetts eligió a 35 innovadores menores de 35 años “que están desarrollando trabajos que podrían moldear su campo por décadas”. De una lista de 500 se eligieron a 80 finalistas de los cuales, 35, fueron seleccionados para el proceso definitivo debido al potencial que tienen sus trabajos y su originalidad. Los 35 fueron agrupados en cinco categorías: inventores, visionarios, humanistas, pioneros y emprendedores. Su edad promedio es 33 años. Sus trabajos buscan generar nuevas tecnologías o cómo las actuales pueden tener un mejor uso. Otros están buscando cómo la tecnología puede ampliar las oportunidades de las personas o mejorar la política pública o cómo generar nuevos negocios a partir de la tecnología. Alguno de ellos está dedicado  cambiar la manera en cómo la sociedad organiza el trabajo, ¿lo logrará? ¡Espero que sí!¿Nacionalidades de estos 35 innovadores? Estados Unidos, China, India… y Santiago Villegas, un ingeniero de Medellín, Colombia, a quien le alarmó que sólo 2 de cada 8 víctimas o testigos avisan a las policías, por lo que decidió desarrollar tecnología que permita revertir esa situación sin poner en riesgo a la víctima/testigo. Los primeros rayos de sol por la ventana nos avisan que es un nuevo día, pero es la innovación la que nos despierta. 


twitter.com/letrasalaire