Intimidades Colectivas

La feria de Torreón y la competitividad

Últimamente la feria de Torreón y también la de Gómez Palacio son el reflejo de la región: si algo tienen de atractivas solo los que aquí vivimos lo sabemos. Hubo un tiempo en que la feria del algodón llamaba la atención más allá de Cuencamé. No se diga la de Gómez Palacio, que estuvo entre las de mejor nombre por  las presentaciones que en ella había. Ya no es así. Esfuerzos se hacen por mejorarlas. No han alcanzado. Algo debe reinventarse. Mayor creatividad es necesaria.Hay un juego mecánico que saca el espíritu vaquero de asfalto que muchos llevan dentro. Se trata de “los toros”, cuatro toros mecánicos alargados sobre los que montan grupos enteros, niños y adultos que tratan, en vano, de sostenerse encima de las indomables maquinarias cabeza de toro. Sobra decir que la mayoría termina derribado. A diferencia del toro mecánico individual en el que  una persona puede levantar los brazos en señal de triunfo o caer estrepitosamente sin compartir el costalazo, en “los toros” la caída es compartida. Pues bien, este juego ayuda a comprender mejor la competitividad en La Laguna: Torreón, Gómez Palacio, Lerdo y Matamoros forman una unidad en la que el éxito económico necesariamente tiene un impacto regional y lo mismo sucede con el fracaso.En competitividad el IMCO mide a La Laguna y no a ninguno de los municipios en particular. De modo que si en un indicador alguno de los municipios mejora pero los otros no, el desempeño medio es el que se mide. De tal suerte que estos cuatro municipios juegan a “los toros” en competitividad. Van juntos quieran o no, se coordinen o no, vayan juntos a Corea o no.Desde esta perspectiva la competitividad es política. Es decir, es un asunto de la polis donde sus actores estratégicos deben compartir visión. Ya lo señaló el director del IMCO en su visita de la semana pasada: para que la competitividad mejore en La Laguna debe haber coordinación. Así las cosas es imprescindible la participación de las más altas autoridades políticas de ambos estados en conjunto con los sectores productivos. La competitividad en La Laguna no debe ser encargo de una oficina con limitadas capacidades institucionales de gestión sino un trabajo compartido ante el cual no quepa escatimar esfuerzos.No falta en la feria a quien le gusta más el toro mecánico individual pero los hay a quienes lo suyo es el colectivo, “los toros”, y en el mundo lúdico de la feria existen ambas opciones. Para La Laguna no existe opción, aquí los cuatro municipios y los dos estados sólo tienen una en el jugo real de la competitividad: ir juntos. 


twitter.com/letrasalaire