Intimidades Colectivas

Las enseñanzas del “Piojo” Herrera a La Laguna

“Un equipo es un estado de ánimo”, afirma Jorge Valdano. Me gusta la frase por la riqueza de significados y por el tipo de acciones necesarias para la conformación, entonces, de un equipo. Ayer terminó el mundial para los mexicanos aunque no para los mexicanos que disfrutamos del futbol. Me gustó el juego desarrollado por el seleccionado representativo de nuestro país y lo que Miguel Herrera, el famoso “Piojo”, generó con el grupo de jugadores que convocó: los hizo equipo.No pasamos al quinto juego y la frustración, proporcional a las ilusiones, dibujó el ánimo futbolero colectivo.   Ya los poco más de cincuenta millones de entrenadores de futbol que hay en México determinaron lo que se hizo mal pero, también, millones externaron su satisfacción por el esfuerzo de quienes estuvieron en la cancha (en mi opinión, destacaron en el Mundial: Ochoa, Héctor Herrera y Márquez). Tengo claro que Miguel Herrera fue capaz de crear un estado de ánimo, de hacer de ese grupo un equipo que tuvo en un puño a Brasil y Holanda. La derrota y sus circunstancias son cosas del futbol y sabemos todos que el futbol es así y, a veces, como también ha dicho Valdano, es “más así”.De un tiempo a la fecha a la Comarca Lagunera le ha faltado hacer equipo entendido desde la perspectiva que plantea Valdano: lograr crear un estado de ánimo que nos enchufe a relatos ganadores, positivos, de equipo decidido a competir. Pareciera que nos ha faltado entrenador y líderes en la cancha. O pareciera que, para alargar la metáfora futbolera, estamos aún anclados a la narrativa de aquella selección mexicana que se ganó el apodo de “los ratones verdes”. Basta ver los “liderazgos políticos” locales y las grillas en ciertas esferas empresariales para confirmar la ratonera actitud regional ante los retos que nos presenta el entorno.No todos los liderazgos políticos y empresariales son nefandos y ratoneros pero en su mayoría sí. Desde luego de la experiencia se aprende y tiene mucho que aportar (allí están los Márquez y Salcido de la Selección) pero el mayor volumen de juego lo aportaron nuevos y hasta desconocidos y con menor publicidad en sus espaldas  pero que traen  un chip nuevo, una actitud echada para adelante (Herrera, Vázquez, Layún, Montes en su momento).Me pregunto dónde están los Herrera, Vázquez, Montes y Layún de la política y la representación empresarial lagunera, ¿dónde están los portadores de un nuevo discurso, de un relato ganador, de una actitud positiva? Es preciso buscarlos donde estén o formarlos si es necesario. Más de lo mismo es eso para la región, el mismo fracaso: ratones tamaño dinosaurios. 


twitter.com/letrasalaire