Intimidades Colectivas

¿Te distingue la gratitud?

Día de muertos. Panteones, camposantos, cementerios llenos. Flores, arreglos, comida y hasta música. De la misa al antro, de la vela al disfraz, de la reverencia al suspenso. En el cine se estrenan películas de terror. De la Catrina a Chucky, de Tzintzuntzan a Hollywood.

Dos de noviembre.Si la muerte motiva la filosofía práctica pongo a consideración otra ventana de acceso al tema: la gratitud.Estudios recientes han mostrado las modificaciones positivas en la salud personal y en las relaciones sociales que genera la gratitud.

Algunos autores señalan que cuando se agradece la persona se abre a la condición humana por excelencia: el estar con otras y otros, la dependencia mutua, el ser social.La gratitud es una experiencia necesariamente social. Uno está agradecido con alguien o con algo. Quien apoya a quien necesita una mano se hace humano en la experiencia concreta.

Quien agradece no paga sino que reconoce, es decir, vuelve sobre el acto y de un modo más o menos consciente lo valora más allá de la utilidad.A agradecer se aprende.

Como a ser gratuitos también.El altar, la visita a la tumba, las flores, la vela no son sino concreciones materiales del humano recuerdo, la vuelta al corazón de aquellas y aquellos que nos hicieron, legaron, orientaron o simplemente estuvieron allí donde nuestras vidas tomaron caminos decisivos.

Hay una profunda alegría en saber que mucho de lo que uno es ha sido gracias a las palabras, acciones e incluso hasta el silencio de otras personas.

Es una alegría que de ninguna manera puede ser egoísta, al contrario, la alegría del agradecimiento es por fuerza compartida y, al mismo tiempo, aleccionadora: hay que dar una mano cuando la vida lo pida.

Un experimento que se hizo en un albergue mostró cuánto cambia una conducta social con sólo decir “gracias”.

Se enviaron cartas de agradecimiento a las personas que visitaron el albergue juvenil. A partir de entonces, las visitas se duplicaron. El poder del agradecimiento.Así que hoy, a las y los recordados que ya se fueron, muchas gracias, “que nos sobran los motivos”. 


twitter.com/letrasalaire